viernes, 18 de marzo de 2016

¿Cuántas veces nos mentimos a nosotros mismos?

“Cavando para montar un cerco que separara mi terreno del de mis vecinos, encontré, enterrado en el jardín, un viejo cofre lleno de monedas de oro.

A mí no me interesó por la riqueza, sino por lo extraño del hallazgo.

Nunca he sido ambicioso, y no me importan demasiado los bienes materiales…

Después de desenterrar el cofre, saqué las monedas y las lustre. ¡Estaban  tan sucias y herrumbrosas las pobres!

Mientras las apilaba en mi mesa ordenadamente, las fui contando…

Constituían una verdadera fortuna.

Sólo por pasar el tiempo, empecé a imaginar todas las cosas que se podían comprar con ellas…

Pensaba en lo contento que se pondría un codicioso que topara con semejante tesoro.

Por suerte…
Por suerte no era mi caso…

Hoy ha venido un señor a reclamar las monedas.
Era mi vecino.

Pretendía sostener, el muy miserable, que las monedas las había enterrado su abuelo y que, por lo tanto, le pertenecían.

Me fastidio tanto…
… ¡que lo maté!

Si no lo hubiera visto tan desesperado por tenerlas se las habría dado, porque si hay algo que a mí no me importa, son las cosas que se compran con dinero…

Pero, eso sí, no soporto a las personas codiciosas…”
Jorge Bucay “La codicia”





¿Cuántas veces nos mentimos a nosotros mismos? A veces nos llegamos a creer nuestras propias mentiras, demasiadas veces somos hipócritas y no nos damos cuenta que realmente no nos lleva a ningún lado.

Párate a pensar en las mentiras que te sueles decir y piensa qué funciones tiene, todo tiene un por qué.

Quizá es lo que te gustaría ser o es que te da miedo el rechazo social. Cada uno tiene sus propias razones y sus propias mentiras.

¿Es beneficioso para ti intentar camuflar algo de tu personalidad? Queremos que recapacitéis sobre este tema ya que liberarnos de esta especie de esclavitud puede ser fundamental para la conseguir la seguridad en ti mismo.


No gastes energía en reprimirte sino en aceptarte cómo eres, todos tenemos fallos, no pasa nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario