miércoles, 30 de diciembre de 2015

Buena Suerte en nuestros propósitos para el 2016


Con motivo de la entrada de año y los nuevos propósitos, hemos decidido dedicar esta entrada de blog a crear vuestra propia buena suerte.

Hay que diferenciar la suerte de la buena suerte, y para ello, os vamos a mostrar las reglas de la buena suerte, sacadas del libro “La Buena Suerte, claves de la prosperidad” de Álex Rovira Celma y Fernando Trías De Bes.

Regla 1:
·         “La suerte no dura demasiado tiempo, no depende de ti”.
·         “La buena suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre”

Regla 2:
·         “Muchos son los que quieren tener buena suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella”

Regla 3:
·         “Si ahora no tienes buena suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre”
·         “Para que la buena suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias”

Regla 4:
·         “Preparar circunstancias para la buena suerte no significa buscar solo e propio beneficio”
·         “Crear circunstancias para que otros también ganen atrae a la buena suerte”

Regla 5:
·         “Si dejas para mañana la preparación de las circunstancias, la buena suerte quizá nunca llegué”
·         “Crear circunstancias requiere dar un primer paso… ¡Dalo hoy!”

Regla 6:
·         “Aún bajo las circunstancias aparentemente necesarias, a veces la buena suerte no llega”
·      “Busca en los pequeños detales circunstancias aparentemente innecesarias…, pero ¡Imprescindibles!!”

Regla 7:
·         “A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo”
·         “A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa”

Regla 8:
·         “Nadie puede vender suerte. La buena suerte no se vende”
·         “Desconfía de los vendedores de suerte”

Regla 9:
·         “Cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones”
·         “Para que la buena suerte llegue, confía”

Regla 10:
·         “Crear buena suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad”
·         “Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡Siempre está ahí!”
·         “Crear buena suerte únicamente consiste en ¡Crear circunstancias!”


Para este año 2016, intenta no sólo decidir propósitos sino trabajar para conseguirlos ya que la suerte no existe, existe la buena suerte y esa está en tu mano, esfuérzate y quizá puedas encontrarla y cumplir esos propósitos.


FELIZ AÑO 2016 Y BUENA SUERTE

jueves, 17 de diciembre de 2015

Somos expertos en ponernos piedras en el camino


La mayoría de las personas podrían llegar a sentirse felices con lo que tienen.

Seguramente tengáis una cama donde dormir, alimentos, amigos, familia, etc. Y a pesar de ello, en muchas ocasiones nos sentimos desgraciados, este sentimiento no suele ser objetivo, suele ser fruto de que nos centramos más en lo que nos falta y no disfrutamos de lo que sí tenemos.

Si viviéramos con menos prisas por conseguir aquello que deseamos, nos daríamos cuenta de que lo tenemos casi todo. Para complicar aún más nuestra existencia, los pensamientos nos juegan una mala pasada, ya que muchos de estos son irracionales, no son situaciones reales, es lo que nos estamos imaginando.

A continuación vamos a ir desarrollando cada tipo de pensamiento distorsionado y os vais a dar cuenta de que estáis familiarizados con ellos:

1.    Pensamiento todo o nada / siempre o nunca: es un pensamiento de tipo perfeccionista, no es un pensamiento realista, ya que a lo largo del día tenemos innumerables tropiezos (se nos cae el café, pillamos un atasco…). Es imposible que todo nos salga bien o todo nos salga mal, por lo que no deberíamos dar más importancia de la que realmente tiene, no todos los tropiezos son caídas.

2.  Filtro mental: es un tipo de pensamiento que se caracteriza por dar más importancia a los acontecimientos negativos que a los positivos. Es como si lleváramos puestas unas gafas que solo nos permiten ver los aspectos negativos, por lo que finalmente nuestra atención se vuelve distorsionada y no somos capaces de ver la realidad con objetividad. Por ejemplo, si aprobamos tres exámenes, pero suspendemos uno, pensaremos que estamos viviendo una desgracia o que hemos fracasado, restando importancia a los tres que hemos aprobado.

3.       Descalificar lo positivo: es un pensamiento por el que las personas dejan de disfrutar de la vida y de las cosas positivas, ya que las transforman en algo negativo. Por ejemplo, si alguien les dice un halago tienden a pensar que no es real o que no es merecido y que hay una razón negativa detrás.

4.       Error del adivino: consiste en anticipar acontecimientos negativos, dando por hecho que estos van a hacerse realidad. Este pensamiento anticipatorio modifica la atención del individuo y por ello suelen cumplirse estas “autoprofecías” porque se reafirma el pensamiento y finalmente, no realizó esa acción. Por ejemplo, seguro que mi novio no me quiere y está pensando en dejarme, por esta razón me vuelvo borde y discuto con él, por lo que mi novio me acaba dejando por mi actitud, reafirmo la idea de que yo tenía razón y me iba a dejar y mi “autoprofecía” se cumple. Otro tipo de pensamiento que entra dentro de esta categoría es el creer que sabes lo que otra persona está pensando acerca de ti de una manera negativa, damos por hecho que es verdad sin contrastarlo. Por ejemplo, cuando te presentan a una persona en un momento inesperado en el que no estabas tan arreglado como siempre, das por hecho que la otra persona está pensando que eres un desastre, que vas muy mal vestido y que no tiene ningún interés en ti.

5.     Razonamiento emocional: se caracteriza por interpretar que mi estado de ánimo es por una razón real y objetiva, sin corresponderse con la situación real, es solo una emoción. Por ejemplo, al despedirme después de una cita con la persona que me gusta, vuelvo a casa con ansiedad y sentimientos de vergüenza, por lo que doy por hecho que como yo me siento así, la cita ha ido mal.

6.       Enunciaciones “debo de” y “tengo que”: este tipo de pensamientos hacen que la persona interprete el mundo como una lista interminable de obligaciones, lo que le lleva a sentir frustración y ansiedad. En realidad, estas “obligaciones” siempre son preferencias, por ejemplo, no tengo la obligación de ir a trabajar pero prefiero ir a trabajar que quedarme sin un sueldo. Si practicamos el cambiar estos “debos” o “tengos” por los "prefieros", nos daríamos cuenta de que no nos cuesta tanto hacerlo.

7.      Etiquetación: este error trata de que las personas construyen su propio autoconcepto o el concepto de los demás a raíz de los errores y puntos débiles, además estas etiquetas llevan una carga emocional negativa. Por ejemplo, si hoy me he tropezado, aunque no suela ser lo normal, me etiqueto a partir de ahora como un inútil o un torpe.

8.  Personalización: este tipo de pensamiento convierte a las personas en máximos culpables o responsables de los actos y sentimientos de los demás y de sí mismos. Por ejemplo, si mi pareja está deprimido o agobiado, es porque soy una mala esposa o no he sabido hacerlo feliz.



Este tipo de errores de pensamiento están presentes en prácticamente todas las personas, pero se puede aprender a modificar este patrón de pensamiento, lo que nos hará mucho más felices, debido a que muchas infelicidades son fruto de nuestros pensamientos.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Información sobre el VIH


Con motivo del día internacional en la lucha contra el VIH (1 de Diciembre) realizamos esta entrada de blog con información real sobre este virus.

Alrededor de 35 millones de personas viven con VIH en todo el mundo en la actualidad, de los cuales, 19 millones desconocen que tienen el virus.

Diferencias entre el VIH y SIDA
  • ¿Qué es el VIH?: Es un virus de inmunodeficiencia humana, un lentivirus que tiene un periodo de incubación de hasta diez años, parasita las células de nuestro sistema inmunológico para reproducirse y sobrevivir, por ello, nuestras células inmune dejan de cumplir su función. No todas las personas con VIH van a tener SIDA, siempre y cuando tengan un tratamiento antirretroviral de gran actividad que no curan pero disminuyen el número de copias de virus y aumenta las defensas, por lo que no es sinónimo de muerte. 
  • ¿Qué es el SIDA?: Conjunto de enfermedades, signos y síntomas característicos que aparecen cuando una persona tiene su sistema inmunológico muy debilitado a causa del VIH. Apareciendo a su vez enfermedades “oportunistas” como neumonía, tuberculosis…etc.


Fases de la infección por VIH
  • Fase inicial: dura de 8 a 12 semanas aproximadamente después del contagio, en esta fase, si se realiza una prueba analítica no se detecta ya que las defensas no están del todo afectadas (periodo ventana). Hay capacidad de infectar a otros y puede aparecer fiebre.
  • Fase crónica: dura de 1 a 20 años aproximadamente, se caracteriza por ser un periodo asintomático, no hay síntomas externos, las defensas bajan poco a poco y es cuando se comienza el tratamiento para evitar que avance y se convierta en la fase final que es el SIDA.
  • Fase final: la duración en esta fase depende de la persona, las defensas están muy dañadas y esto lleva a infecciones oportunistas y a algunos cánceres.



Tipos de transmisión:
  • Sanguínea: se produce al compartir objetos que entran en contacto directo con la sangre (jeringuillas, cuchillas, cepillos de dientes, etc.)
  • Sexual: semen y fluidos vaginales, en las relaciones sexuales se producen microheridas donde el virus puede infectar a la otra persona, las prácticas con más riesgo son la penetración anal y vaginal. Hay que utilizar siempre preservativo y evitar la eyaculación en la boca. Las caricias, besos, masajes y masturbación no conllevan riesgo.
  • Vertical: infección de madre a hijo, mediante el embarazo, el parto o la lactancia, para prevenir esto lo mejor es realizar un tratamiento adecuado durante el embarazo, parto por cesárea, no dar leche materna y dar un tratamiento antirretroviral al bebé durante 4-6 semanas.


Tratamiento médico:
  • Aumentar la esperanza y calidad de vida
  • Evitar la progresión de la enfermedad (reducir la actividad del virus y limitar el desarrollo de resistencias)
  • Devolver el sistema inmune a su estado normal y mantenerlo, evitando otras posibles infecciones y reducir el riesgo de transmisión


Tratamiento psicológico:
  • Mejorar la calidad de vida
  • Mejorar la adherencia al tratamiento médico ya que existen efectos secundarios
  • Mejorar los hábitos de salud
  • Mejorar el estado emocional para mejorar el sistema inmune
  • Reducir el impacto del estigma social en el enfermo
  • Solución de problemas
  • Reducir el impacto emocional tras el diagnóstico, ya que existe un shock inicial, pensamientos de incertidumbre, sentimiento de culpa, pérdida, impotencia, rabia, frustración, crisis personal, familiar, etc.


El estigma social que sufren las personas con VIH

Este estigma hace que la persona sea incluida en una categoría social hacia cuyos miembros se genera una respuesta culturalmente inaceptable, considerándoles personas rechazadas.

  • Hay estudios que evidencian que más del 30% de la población se sentiría incómoda si alguno de sus compañeros de trabajo tuviera VIH
  • Un 20% piensa que la ley debería obligar a que los infectados estuvieran separados del resto en algunos lugares
  • El 18% piensa que los nombres de las personas con VIH deberían hacerse públicos para quienes los quieran evitar
  • Un 40% no contrataría a una persona con VIH

Este estigma es sumamente negativo tanto para las personas que se han infectado y lo saben, como la personas que se han infectado y todavía no lo saben ya que retrasan realizarse la prueba debido al miedo a ser rechazados, creando así un peligro para ellos mismos (la enfermedad avanza rápidamente si no tiene un tratamiento) y para otras personas, las cuales pueden ser infectadas si el portador lo desconoce.


Muchas personas piensan que se lo han buscado, pensar así es mantenerse alejado, es una forma de evitar sentirse culpable o amenazado, pero la realidad es otra, todas las personas hemos corrido alguna vez un riesgo a ser infectados por este virus, si muchos de nosotros no presentamos VIH es por suerte. Por lo que todo el mundo debería hacerse una prueba ya que las conductas de riesgo han estado presentes en algún momento de nuestra vida. 

Piensa y ponte en el lugar de esa persona, esa persona podrías ser tú. No juzgues, no rechaces y no aísles a nadie por la razón que sea, son personas como tú, que no han tenido la suerte que quizá tú has tenido.

Hazte la prueba