miércoles, 11 de noviembre de 2015

Trastornos de la conducta alimentaria (Anorexia y Bulimia)


Los trastornos de alimentación es una problemática muy grave que está aumentando en la sociedad actual, uno de los motivos de su aparición son los cánones de belleza implantados en nuestra cultura desde hace algunas décadas, estamos acostumbrados a ver en los medios de comunicación mujeres (sobretodo) muy delgadas y con un cuerpo aparentemente perfecto, debido a esto, muchas chicas se sientes acomplejadas o inferiores e idealizan a esas mujeres, dando por hecho que sus vidas deben ser perfectas.

Otro de los motivos que tiene un gran peso en la aparición de estos trastornos es la burla o la necesidad de aceptación en el colegio o instituto, a grandes rasgos, es una necesidad de gustar a los demás, una especie de adicción social para conseguir la aprobación social y la popularidad entre sus iguales. Buscan desesperadamente una perfección, lo que no saben es que eso es inexistente y que nunca estarán conformes con su imagen, siempre querrán más y más sin saber cuándo y cómo parar y sin ser conscientes de que su vida corre un gran peligro.

A continuación vamos a copiar algunas frases que dicen las personas con anorexia y bulimia en sus páginas (las cuales deberían ser eliminadas cuanto antes):

  • ·         “Ser anoréxica suena mucho mejor que ser gorda”
  • ·         “Tener hambre es control”
  • ·         “Podrás conseguir a la pareja que quieras”
  • ·         “Los huesos son puros y limpios, la grasa es sucia y cuelga de ti como un parásito”
  • ·         “Un minuto un tu boca, de por vida en tus caderas”
  • ·         “No se puede amar a una chica gorda”
  • ·         “Todas sentirán envidia al verte”
  • ·         “Los gordos siempre estarán solos porque nadie quiere que les vean con ellos”


Estos son algunos ejemplos de que esta enfermedad no es solamente lo que se ve desde fuera (hábitos de comida),  existen múltiples factores que convierten a la persona en vulnerable ante estos trastornos, existen unos pensamientos completamente distorsionados de la realidad y un miedo irracional a las consecuencias de coger peso, existe una gran ansiedad y necesidad de control, percepción distorsionada ante la solución de los problemas, visión negativa de sí mismo…etc.


¿Cómo diferenciar entre anorexia nerviosa y bulimia nerviosa?

La anorexia nerviosa es cuando la persona se encuentra por debajo de su peso saludable (IMC, Índice de Masa Corporal, tiene que ser menor de 17,5), independientemente de si su método es no comer o vomitar o uso de laxantes, etc.

La bulimia nerviosa es cuando la persona se encuentra en la normalidad o por encima de su peso saludable (IMC 20-25 es la normalidad, 25-30 es sobrepeso), independientemente de su método empleado.

Por ello, una persona puede presentar épocas de bulimia y otras de anorexia.


Anorexia nerviosa

La anorexia tiene una prevalencia de un 1% en la población occidental. En cuanto al sexo, las mujeres padecen la anorexia diez veces más que los hombres, lo más general es que aparezca por primera vez entre los 12 y 15 años, aunque empiezan a aumentar los casos en niños de 6 años en adelante. Suelen presentar un excelente rendimiento escolar y profesional debido a su ansiedad por la perfección.

Se caracteriza por una excesiva inseguridad, baja autoestima, pensamientos dicotómicos (todo/nada, siempre/nunca), hiperresponsabilidad, perfeccionismo, obsesión hacia el peso corporal y los alimentos, tienen el objetivo de perder una gran cantidad de peso (más del 25%) en un breve espacio de tiempo, esto es debido a una alteración psicológica de su imagen corporal que les lleva a sobreestimar el tamaño de algunas zonas de su cuerpo (presentan alucinaciones sobre su cuerpo), esto les produce un intenso miedo a engordar o mantener ese peso y por lo tanto, se reduce la ingesta de alimentos, hay un abuso de laxantes, empleo del vómito y exceso de ejercicio físico.

Existe un mito de que las personas con anorexia pierden el apetito y eso es completamente incierto, si sienten hambre, pero es concebido como una oportunidad de poder y control que las genera un bienestar intenso de superación personal, solamente cuando están gravemente enfermas es cuando realmente pierden el apetito.

Una vez que la enfermedad ya está instaurada, aparece una intensa irritabilidad, tristeza, ansiedad con carácter fóbico, falta de concentración, insomnio, falta de energía, sensación de frío, pérdida de la menstruación en algunos casos, exceso de mentiras y manipulación para que la gente no se entere. El riesgo de muerte es elevado, aproximadamente el 10% de las personas hospitalizadas fallecen, por diversas causas, falta de nutrientes, desnutrición, muerte súbita por fallo cardiovascular, hipoglucemia, hipopotasemia con disminución de calcio, magnesio y fosfatos, hipofunción medular, además del alto riesgo de autolesiones y/o suicidio.


Bulimia nerviosa

La bulimia tiene una prevalencia de un 4,2% en la población occidental (4 veces superior a la anorexia). En cuanto al sexo, tiene más prevalencia en mujeres, sobre todo entre las edades comprendidas de 19 a 25 años. Es una enfermedad más difícil de diagnosticar que la anorexia ya que tiende a disimularse mucho mejor debido al peso normalizado y a sus mentiras y manipulación hacia el entorno.

Se caracteriza por episodios de una gran necesidad de ingerir grandes cantidades de comida hipercalórica y que generalmente les provoca una gran sensación de falta de control, culpa, asco, vergüenza, para compensar este atracón, tiende a restringir la alimentación o conductas de purga como vomitar, uso de laxantes, ejercicio físico intenso, toma de diuréticos, etc. Al igual que en la anorexia hay una gran preocupación por la propia imagen corporal, necesidad de control, inseguridad, baja autoestima, pensamientos superticiosos, de ineficacia, dicotómicos (siempre/nunca, todo/nada)…etc.

Una vez que la enfermedad ya está instaurada, aparece una intensa irritabilidad, tristeza, ansiedad con carácter fóbico, falta de concentración, pérdida de la menstruación en algunos casos, exceso de mentiras y manipulación para que la gente no se entere.

Existe un mito de que la bulimia no es tan peligrosa como la anorexia nerviosa y esto no es así, es igual de peligrosa debido al desequilibrio hidroelectrolítico, úlceras, hernias o desgarros esofágicos, dilatación o rotura gástrica, problemas cardiovasculares, hipotensión ortostática, además del alto riesgo de autolesiones y/o suicidio.


¿Cómo se debe actuar ante un caso de trastorno de alimentación?

Es indispensable un tratamiento multidisciplinar e integrado debido a la gran complejidad de estas enfermedades, es completamente necesario el apoyo familiar y del círculo de amigos, además de una supervisión constante.

En primer lugar, se debe acudir al médico o asociación dedicada a los trastornos de la conducta alimentaria y éstos valorarán si es necesario el ingreso hospitalario o solo el ingreso ambulatorio. Es muy importante la asistencia regular a las terapias grupales, asistencia a un psiquiatra para la toma de la medicación necesaria, complementándola con la atención individual de un psicólogo cognitivo-conductual y la ayuda de un endocrino o nutricionista, debido a que es un tratamiento muy complejo y muy prolongado en el tiempo, es necesaria la paciencia, implicación del entorno y dedicación para la recuperación completa del paciente que lo sufre, ya que serán muy frecuentes las recaídas cuando la persona empiece a ganar peso.

Es importante empezar a actuar ante los primeros síntomas, aun cuando la persona niega tener algún problema, ya que los pensamientos distorsionados y la adicción a estas dietas o reducción de peso aumentan a un ritmo vertiginoso y se pone en peligro la salud y la vida de la persona en cuestión.





Acéptate, quiérete, compréndete, tú eres más que una imagen, eres más que un simple número en una báscula

No hay comentarios:

Publicar un comentario