miércoles, 21 de octubre de 2015

Relaciones Tóxicas

¡No idealices! ¡No esperes nada de nadie! ¡Confía en tí y en las personas energéticamente positivas!

Con las relaciones tóxicas no nos referimos solo en el plano sentimental o de pareja, sino también a nivel de amistad, familiar o laboral, entre otros.

Seguro que os ha pasado muchas veces este tipo de situaciones:
  • Salir de una comida familiar sintiéndote inferior o culpable por algo que no has hecho mal
  • Estar trabajando y sentirte evaluado negativamente y cohibido para poder sacar todo tu potencial
  • Ir a casa de algún amigo y salir sin buena energía, desanimado, desesperanzado…etc.
  • Encontrarte con un vecino criticón y sentirte incómodo sin saber cómo tratarle
  • Tener una cita con una pareja que te agobia y te intenta manipular
Normalmente, cuando nos ocurren este tipo de situaciones no sabemos cómo reaccionar para librarnos de este sentimiento negativo, nos cuesta decir “no”, nos cuesta despedirnos de esa persona para siempre, incluso cuando hemos sido capaces de decirlo (casi siempre cuando estamos en el límite) la otra persona nos sigue insistiendo o intenta manipularnos para sentir una culpa y que volvamos a entrar en ese círculo vicioso (el cual es beneficioso para él).

¿Qué tipo de personas podemos considerar como “Tóxicas” tanto para ellas mismas, como para los demás?
  • Negativos: personas que nos hacen ver la vida de una manera muy pesimista, llenándonos de complejos, dudas y frustraciones. Todo esto suele ser fruto de una debilidad en esa persona, la cual interpreta que si a él le va mal, a ti también te irá mal. “Buaaahhh ¡Eso es imposible! No merece la pena intentarlo, tú hazme caso que te arrepentirás y te diré: te lo dije”. Si te intentas alejarte de estas personas te meterán muchas más dudas acerca de tu futuro incierto “Luego no vuelvas a mí cuando las cosas te vayan fatal”.
  • Envidiosos: personas que no soportan que nos vaya bien y por esta razón intentan destruir nuestros sueños o metas. Esto suele ocurrir con personas que tienen baja autoestima y tu éxito es un fracaso para ellos, por lo que tienen pensamientos destructivos y de infravaloración hacia lo que tú has logrado, ya que desean lo que tú tienes “Solo has tenido un golpe de suerte, pero no te confíes, todo lo que sube, baja”. Este tipo de personas son las que se alejan de tí, prefieren rodearse de personas a las que les vaya peor que a ellos para destacar y subir su autoconcepto.
  • Víctimas/ Quejicas/ Agonías: personas que cualquier acontecimiento que les ocurra es motivo de queja, ya sea por ser insuficiente o porque piensan que el mundo está en su contra y por esta razón siempre intentan que tú resuelvas su malestar ya sea solucionando el problema o halagándoles “Me ha salido un trabajo pero no me pagan lo suficiente” “Otra vez igual, siempre me pasa lo mismo, soy un desgraciado”. Si intentas alejarte de estas personas te harán sentir culpable “Nadie me hace caso, soy lo peor, como puedes hacerme esto sabiendo como estoy de mal, con todo lo que yo he hecho por ti”.
  • Criticón: personas que siempre quieren manejar nuestra autoestima para poder destacar ellos más, infravalorándote, ya sea en tus debilidades personales o físicas “¿Vas a ir así de cutre?” “La comida no me gusta, está muy sosa” “Así no, déjame a mí”. Su objetivo es que seas inseguro y dependas de su opinión. Si intentas alejarte de esta persona te calificará negativamente delante de otras personas, contando tus intimidades o errores, siendo así el centro de atención con otras personas y manipulandote. “No os vais a creer lo que me ha dicho fulanito, es lo peor, no os fieis de él”.
  • Autoritario/ Agresivo: personas difíciles ya que su objetivo es hacernos complicada la convivencia o nuestro trabajo, produciendo un desgaste o agotamiento psicológico en nosotros, necesita ser ofensivo e intimidante para producir miedo y así asegurarse su poder, creen que el miedo es igual al respeto. Esto es debido a una inseguridad que le dificulta mantener relaciones sociales apropiadas. “¿Te quieres levantar del sofá de una puta vez? ¡Eres desesperante!”. Normalmente por la incomodidad de entrar en una discusión, acabas cediendo a sus peticiones, siendo en estos casos muy difícil el alejamiento. Si lo intentas, como si no lo intentas, buscará siempre una razón para discutir contigo, intimidarte y coartar tu libertad.
  • Manipulador sutil: personas que buscan la vulnerabilidad y dependencia de los demás, se juntan con personas que les cuesta decir “no” y que les incomode una confrontación. Su objetivo es conseguir lo que quieren y si ellos pretenden por ejemplo quedar contigo, a pesar de tus múltiples “no” lo llevarán a su terreno para que acabes cediendo en algún punto, primero con halagos y luego haciéndote sentir culpable. “¡Vaya tontería! Si tienes que recoger la casa, voy, te ayudo y luego me acompañas a la tienda, así que no me vale”.
  • Orgullosos: personas soberbias, arrogantes y piensan que todo lo que hacen es perfecto, creen que siempre tienen la razón, ya que una equivocación suya es considerada un fracaso personal por lo que intentarán a toda costa tener la razón, a pesar de que con ello te infravaloren o ridiculicen. “Eso no es así, y punto” “¿Qué harías sin mí?”.
  • Mentiroso/ Falso: personas que expresan opiniones diferentes u opuestas a las propias por agradar a los demás (obteniendo un beneficio a cambio) es una forma de enmascararse ya que suelen haber sentido algún tipo de inseguridad social. Intentan convencer a los demás de algo que no son. Si intentas alejarte de esta persona volverá a mentir de alguna manera que te haga permanecer a su lado. “Ya, tienes toda la razón, yo también estaba pensando en ello, tenemos que solucionarlo”.
Cuando damos con personas tóxicas y esto nos produce malestar, tenemos que conseguir alejarnos de estas relaciones ya que solo pueden perjudicarnos en cualquiera de los ámbitos de nuestra vida, para ello es necesario armarse de valor y manejar correctamente las habilidades sociales, ya que ellos no se darán por vencidos tan fácilmente, así como las emociones, debido a que surgirán sentimientos de culpabilidad llegándonos a sentir malas personas o egoístas.

Debemos rodearnos de las personas que nos motivan, nos animan y nos hacen sentir bien, estas son las relaciones realmente beneficiosas para nuestra vida y nuestro futuro, siempre nos acercarán a nuestras metas.

Por otra parte, si crees que tú eres una de estas personas tóxicas tienes que empezar a valorar tu manera de relacionarte con los demás y ser realmente la mejor parte de ti, no solo estás perjudicando a las personas que tienes a tu alrededor sino que te estás haciendo daño a ti mismo, de esta manera no conseguirás tus objetivos.

¡No idealices! ¡No esperes nada de nadie! ¡Confía en tí y en las personas energéticamente positivas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario