miércoles, 21 de octubre de 2015

La Revolución Sexual de las Mujeres


No es lo mismo practicar el sexo que disfrutar de él

El sexo no es lo que parece, es mucho más. No puedes permitir que nadie le quite importancia ¡No te conformes!

En ocasiones, tendemos a clasificar la calidad de nuestras relaciones sexuales como algo secundario, solemos preocuparnos más de la calidad de nuestro trabajo, la calidad de nuestras relaciones sociales con nuestros amigos, familiares y no nos damos cuenta que renunciar a una buena vida sexual es renunciar a una parte muy importante de nosotros mismos.

Esta entrada de blog va dirigida especialmente a comprender mejor la sexualidad femenina, la cual se desconoce más de lo que se debería y esto es fruto de una cultura o educación patriarcal, dónde el importante era el hombre, la mujer estaba a su servicio siempre y si ella disfrutaba, era algo vulgar. De hecho, los padres suelen animar a sus hijos varones a pasarlo bien pero… ¿Ocurre lo mismo cuando esos padres tienen a una hija?.

Seguro que las siguientes frases van a serte familiares y queremos que te respondas y reflexiones sobre ellas:
  • ¿Por qué te preocupa más el placer de tu pareja que el tuyo propio?
  • ¿Por qué puedes hablar del acto sexual y hablar de la masturbación te saca los colores?
  • ¿Por qué piensas que si los hombres se acuestan con quien desean son envidiados y si tú lo haces eres una chica fácil?
  • ¿Por qué te sigues preguntando si eres clitoriana o vaginal?
  • Las mujeres nunca hemos sido educadas para disfrutar del sexo ¿O tú sí?
  • ¿Crees que disfrutas real y libremente de tu sexualidad, o algunos prejuicios te están molestando?
  • ¿Por qué criticas a la mujer que disfruta al 100% de su sexualidad? ¿Soy yo misma sexualmente machista?
  • ¿Tienes ideas propias relacionadas con el sexo, o ideas que te han inculcado tus familiares, amigas…etc.?
  • ¿Tienes derecho a disfrutar de tu cuerpo y a poner en práctica tus deseos?

Solo tú eres responsable de tu vida sexual, no puedes esperar que un hombre te abra la puerta del placer, debes aprender a decidir y a exigir qué placer deseas y cómo lo deseas, ya que nuestra sexualidad es nuestra responsabilidad y de nadie más. No debemos dejarnos llevar por las normas que nos impone la sociedad sexualmente machista, debemos seguir el sexo de acuerdo a nuestros propios principios. Es hora de cambiar la mentalidad sumisa.

Debemos averiguar nuestro propio cuerpo y que sensaciones nos produce para saber qué nos hace disfrutar con más intensidad.

¿Sabías que si esto se lleva a cabo los hombres también saldrían ganando? A ellos tampoco les va tan bien y ninguna mujer suele decirles lo que nos gusta realmente por miedo a avergonzarles o poner en duda su virilidad, y una anotación: “Ellos no nacen sabiendo, tenemos que enseñarles”. Ellos no dudan en decirnos o pedirnos lo que quieren ¿Por qué tú no lo haces si es lo mismo?

Demasiados prejuicios, demasiadas inseguridades ¡Así no hay mujer que pueda disfrutar!

Algo muy importante a tener en cuenta, es que el modelo sexual implantado está dirigido principalmente al placer masculino, ya que el coito (acto sexual más empleado) no garantiza el placer en la mujer, de hecho, un 75% de las mujeres no logran un orgasmo durante este acto, debido a que no existe una estimulación tan directa del clítoris. El 25% restante tiene orgasmos durante el coito debido a la estimulación directa (tocar él o ella el clítoris) o indirecta (mediante una posición coital que permita la presión o el roce del clítoris). Parece increíble que el 95% de las veces se acaba el acto sexual en el coito a pesar de no ser la práctica más efectiva para que la mujer disfrute.

Una vez explicado esto, debemos aclarar que el sexo no termina solo en el coito, tendemos a pensar que si no acaba así, no ha existido relación sexual o no es lo suficientemente completa. El sexo es cualquier práctica que nos produzca placer y existe una gran variedad de actos diferentes con los cuales poder disfrutar. Si llegáramos a entender realmente esto, el sexo sería mucho más divertido, diferente, por lo que nos apetecería más a menudo (algo de lo que se quejan muchos hombres) ya que lo que nos apetece no es no disfrutar, lo que no nos apetece es lo mismo de siempre, esa rutina imperante por el modelo masculino.

¿Por qué no jugar y acabar con otros actos? ¿Por qué llamarlo juegos preliminares si pueden ser el propio acto sin nada más detrás? ¿La mujer no disfrutaría mucho más de esta manera? Si reflexionáis acerca de esto, os daréis cuenta que si las mujeres disfrutáramos más del sexo, lo practicaríamos más.

Otro tema polémico para las mujeres en las relaciones sexuales es que cuando el hombre termina alcanzando el orgasmo ¿Qué pasa con ella? Lo normal es que se quede con las ganas ya que él da por hecho que no lo necesita y ella, no se atreve a pedirlo. Si fuera al revés ¿Qué pasaría con él? ¿Te imaginas una situación en la que nosotras llegáramos al orgasmo y nos quitáramos diciendo: “Ha estado bien, hasta mañana”? ¿A qué suena ridículo? Esto no solo reduce las ganas de sexo en un futura ocasión, sino que genera frustración, irritabilidad, además, si una mujer excitada no llega al orgasmo sufre una congestión pelviana dónde se sienten molestias, pesadez y en algunos casos, dolores en siguientes coitos, llegando a ocasionar depresión o ansiedad, además de reducir su deseo sexual ya que cualquier conducta que realicemos, si no es premiada, acaba por desagradar.

Como conclusión decir que las mujeres hemos sido educadas desde siempre para ser buenas esposas, madres o amas de casa perfectas pero no para disfrutar de nuestra sexualidad, por lo que la sociedad tiene aún muchos prejuicios de los que deshacerse. No podemos seguir con estas normas machistas. El sexo no solo es practicarlo, también es disfrutarlo, y se puede disfrutar de muchas maneras y ninguna es mejor que las demás, ni siquiera el coito.

Deja de criticar a las mujeres que ya se han deshecho (gracias a dios) de sus tabúes, conócete, explórate, disfruta de tus deseos y fantasías, aprende a pedir lo que te gusta y a no reprimir lo que te disgusta (tu pareja no sabe leer la mente).

¡El buen sexo no es algo que suceda sin más, tienes que buscarlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario