miércoles, 21 de octubre de 2015

Depresión

La depresión es un trastorno que padece una gran cantidad de personas (afecta a más de 350 millones de personas en el mundo), se caracteriza por un estado de ánimo muy bajo y repercute en nuestro día a día y en casi todas las áreas importantes para nosotros, el amor, la amistad, el trabajo, el aseo, el descanso, el apetito…etc.

Cuando sufrimos depresión sentimos que estamos atrapados, que no podemos salir de ahí, no nos apetece hacer las cosas con las que antes disfrutábamos, no nos interesa ver a nadie porque nos va a hacer creer que la vida es maravillosa y que no hay razón para estar tan mal, algo muy frustrante.

La depresión nos hace sentir inferiores, inútiles, aumenta la frecuencia de autocríticas y nos hace subestimarnos por ello, además, nos inculca que la felicidad no está a nuestro alcance ya que haciendo las mismas actividades que los demás, ellos parecen divertirse pero a nosotros nos parecen situaciones incómodas, tristes y llenas de obstáculos insuperables. Nos promueve la necesidad de quedarnos en casa, tumbados en la cama dando rienda suelta a esos pensamientos negativos que nos atormentan, interpretando así nuestras experiencias, pasado, presente y futuro como algo desastroso. Parece que el mundo tiene unas exigencias exageradas que somos incapaces de asumir, no tenemos energía.

Debido a todas estas razones, solo el pensar en tener que hacer algo, ya sea cocinar, ducharme, ir a trabajar, quedar con algún amigo a tomar algo nos hace anticipar lo mal que vamos a estar, lo imaginamos como una situación muy negativa y que continuará indefinidamente, ya que solemos tener expectativas de fracaso.

Cuando esta situación se ha instaurado en nosotros afecta, como hemos dicho anteriormente, a toda nuestra vida:
  • Nuestro apetito desciende o aumenta considerablemente
  • Nuestro sueño desciende o aumenta considerablemente
  • Falta de energía
  • Descenso del placer
  • Descenso del interés por todo lo que nos rodea
  • Aumento de pensamientos rumiativos negativos sobre pasado, presente y futuro, nosotros y nuestro entorno
  • Descenso del estado de ánimo
  • Aumento del llanto
  • Descenso de la calidad de las relaciones con los demás
  • Aumento de la apatía o irritabilidad
  • Descenso de la autoestima
  • Empeoramiento de la salud
  • Aumenta la frecuencia de conductas de riesgo (fumar, beber…etc.)
  • Descenso de las actividades
  • Sensación de debilidades psicológica y física
  • Sentimientos de culpa
  • Aumenta la atención hacia los aspectos negativos y desciende la atención de los aspectos positivos
Cuando sentimos todos o casi todos estos síntomas sentimos la necesidad urgente de que esto acabe, siendo muy común la toma de fármacos que reduzcan este sentimiento tan demoledor. Sin embargo, a pesar de que la medicación ayuda a muchos pacientes, no asegura que con el cese de ésta vayan a desaparecer estos síntomas, además, en un futuro puedes estar viviendo una situación difícil y la depresión puede volver a aparecer, ya que no has aprendido a manejarla correctamente, por ello es conveniente pedir ayuda profesional, la depresión funciona como un círculo vicioso que se puede romper con la ayuda de una terapia psicológica individual y personalizada para ti.

Este vídeo ilustra y nos pone en la piel de una persona que está sufriendo una depresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario