martes, 27 de octubre de 2015

Vive en el presente, Vive como un poeta

Vivir en el presenta, vivir como un poeta



Hagamos un ejercicio práctico, en primer lugar lee la siguiente poesía atentamente:

En la playa aun desierta,
Con sus gaviotas y olas despiertas
Sentía la sal vertiente,
Entre mis dedos y tus pieles
Respiraba fresco y libre,
Ante el mar de infinito calibre
Escucho la melodía de las olas y tu andar
De tu rumor y tu cantar
¿Qué habrá a lo lejos? ¿Cielo o mar?
Espejos del alma que brillan sin más.

Ahora, imagina a esta persona en la playa, seguramente esté disfrutando y no necesariamente porque le vaya todo bien, sino porque está viviendo el momento presente, sus pensamientos están centrados en los olores, en los sonidos, en sus sensaciones corporales, en lo que observa, etc. En ese instante no puede existir malestar ya que no atiende a sus preocupaciones pasadas o futuras, comparemos la satisfacción de quienes viven como poetas a quienes viven angustiados, lee la siguiente poesía:

La playa está como siempre,
Camino sobre la arena cansado,
Hoy he dormido de pena, como siempre
Mañana vuelvo al trabajo y solo de pensarlo ya estoy enfadado,
Vaya vida de obligaciones y normas, las mismas piedras de siempre,
No dejo de pensar en el futuro y en el pasado,
Y siento que esto durará para siempre.
Ya he terminado el paseo, he atravesado la playa y ni lo he disfrutado.

Esta persona no ha sido capaz de disfrutar del momento presente, de ese paseo por la playa, ha estado ensimismado en sus pensamientos, algo que lamentará mañana en el trabajo, que irónica la vida, ayer en la playa se angustiaba por el trabajo de hoy, y hoy en el trabajo echa de menos la playa de la cual no disfrutó.

Por supuesto, centrarnos en el presente no significa que tengamos una vida sin preocupaciones, debido a que una vida plena pasa por momentos maravillosos pero también por momentos muy desagradables, pero tenemos que vivirlos por igual. Si estás en una mala época lo más normal del mundo es estar mal, y debes estar mal, debes llorar y entrar en contacto con esas emociones negativas, sentirlas como un poeta, escucha tus pensamientos tristes ¿Qué te dicen?, siente los sentimientos que te crean ¿Qué te hacen sentir?, que sensaciones o impulsos tiene tu cuerpo ¿Tienes ganas de llorar? Llora. 

Este proceso es necesario para poder desahogarnos emocionalmente, conocernos mejor y esto sirve para poder cerrar una etapa y comenzar una nueva (de hecho, los duelos no superados adecuadamente son fruto de un luto insuficiente, no han estado en contacto directo en el dolor, lo han evitado y esto hace que se mantenga en el tiempo).

Debemos aprender a vivir asumiendo que pasarán cosas malas, pero también cosas buenas, y no podemos desperdiciar los momentos buenos recordando lo malo, debemos equilibrar nuestra balanza, dar el mismo valor a la tristeza y a la alegría.

¿Cómo podemos conseguir esto?

A veces el hombre es un lobo para el hombre, nos quedamos atrapados en una idea que rumiamos sin saber cómo cortarla. Cuando ocurra esto, párate, aléjate a un lugar en el que puedas estar solo, describe lo que estás sintiendo, libera esas emociones y luego vuelve a la situación neutra o positiva para vivirla plenamente (ejemplo: estás con tus amigos en una terraza tomando algo y no puedes disfrutarlo porque hay algo que te preocupa, ve al baño una sola vez, identifica tu malestar, libéralo y te dices a ti mismo “Luego lo soluciono, ahora no es el momento, ahora voy a disfrutar la compañía, la conversación, el refresco, el sol…” y vuelve al momento presente, disfrútalo. Si durante este proceso vuelve algún pensamiento que te aleja del presente, di a tu cabeza “Hola, ahora no puedo atenderte, estoy con mis amigos, luego lo solucionamos”).

¿Cuántas veces hemos estado presentes en una situación sin haberla vivido realmente? ¿Cuántas experiencias nos hemos perdido por no estar centrados en disfrutarlas?

Tienes que aprender a practicar todos tus sentidos, practica primero en casa con momentos cotidianos, ya sea agradable, desagradable o neutro. Práctica lo siguiente en casa o dando un paseo:

  • ·         La vista: observa los colores de la comida que estás preparando, observa el color del cielo, de las nubes, de las flores y árboles que encuentres a tu paso, el color de los coches, cómo se refleja el sol en las ventanas, la ropa desordenada en tu silla…etc.

  • ·         El olfato: céntrate en el olor del jabón cuando te duches, de la comida que acabas de preparar, el olor de la ropa recién lavada, el perfume de las personas con las que te cruzas, el olor de la basura cuando pasas por esa esquina…etc.

  • ·         El oído: escucha con atención el canto de los pájaros, el viento, la lluvia, la melodía de la música, los perros ladrando a lo lejos, el ruido de la ciudad, la discusión de algunos desconocidos…etc.

  • ·         El gusto: saborea la comida intentando notar cada sabor, ya sea agradable o desagradable, saborea las bebidas que ingieres…etc.

  • ·         El tacto: siente el tacto de las sábanas frías en la cama, siente el viento en la cara cuando paseas, siente el agua mientras friegas o te duchas, siente el dolor de alguna parte de tu cuerpo si aparece, siente los pies en el suelo cuando caminas…etc.


Es normal que aparezcan pensamientos rumiativos o ansiosos o tristes durante estas prácticas, no pasa nada, en cuanto te des cuenta, vuelve al ejercicio sin juzgarte ni criticarte. Vas a sorprenderte de lo diferente que puede parecer el mundo o la vida cuando practicas estos ejercicios, ya que normalmente no percibimos la mayor parte de lo que nos rodea y no tenemos la oportunidad de disfrutarlo.

Estar en el momento presente nos enseña que los pensamientos ya sean buenos o malos, van y vienen y podemos aprender de ellos sin aferrarnos a estas ideas, ni que ellas nos dominen o nos controlen.
No saques tus preocupaciones a pasear con tus amigos, con tu pareja y no te las lleves de vacaciones, aprende a comunicarte con ellas para decirles que ese no es el momento adecuado, pero que luego cuando puedas, les prestarás atención.

  • ·       Cuando estés con tus amigos, disfruta de la conversación, de la compañía, del sabor de la caña o lo que te estés tomando…etc.
  • ·         Cuando estés teniendo relaciones sexuales, céntrate en las sensaciones placenteras y disfruta
  • ·         Cuando estés trabajando, céntrate en lo que estás haciendo
  • ·         Cuando estés triste, reconócelo y desahógate
  • ·         Cuando paseas, disfruta del paisaje al completo
  • ·         Cuando estés comiendo, saborea intensamente
  • ·         Cuando estés de vacaciones desconecta de lo demás


La vida ya es bastante complicada como para que tú solo te pongas más obstáculos en el camino.

Cuando haya piedras, tropiézate, no pasa nada, pero cuando haya flores, admíralas.


miércoles, 21 de octubre de 2015

Ansiedad

La ansiedad es una reacción de tensión normal y acorde a una situación de peligro o amenaza real ante la cual, el cuerpo se prepara para escapar del peligro o enfrentarse a él. Por ejemplo, cuando aparece un atracador, el cuerpo se activa, entre otros síntomas, el corazón late más deprisa, la respiración es más intensa, los músculos se preparan para la acción y solo se puede pensar en la solución de esa situación, por lo que estamos mucho más preparados para luchar contra el atracador o salir corriendo que si no tuviéramos esa ansiedad. Una vez que la situación amenazante ha pasado, el cuerpo vuelve a la normalidad.

La ansiedad es un instinto primitivo y natural en los seres vivos, que nos protege para mantener nuestra propia supervivencia, por lo que es una emoción básica y completamente necesaria, a pesar de que sea desagradable.

El problema surge de dos formas diferentes, por un lado, cuando esta emoción se mantiene durante demasiado tiempo  a pesar de que el problema se haya solucionado, por ejemplo, si la policía ya ha detenido al atracador y estás en casa intentando dormir, pero el cuerpo sigue sintiendo ansiedad sin que el atracador esté presente. Por otro lado, cuando esta reacción de amenaza surge a raíz de peligros imaginarios, los hemos creado y no tienen por qué ser reales, por ejemplo, si una persona se nos acerca podemos activar el botón de amenaza y crear pensamientos anticipatorios imaginarios (“Seguro que me va a hacer daño”), incluso la ansiedad puede llegar a aparecer sin que haya nada por lo que ponerse nervioso (Intentando dormir, por ejemplo).

La ansiedad se puede manifestar de tres maneras diferentes, mediante los pensamientos, la reacción corporal o las acciones que emprendemos.
  • Los pensamientos son negativos y amenazantes, suelen anticipar algún desastre en el que nosotros o un ser querido saldrá perjudicado
  • La reacción del cuerpo es de una tensión muscular acompañada de taquicardia, respiración intensa, niveles de azúcar elevados, la pupila se contrae para ver mejor, se cortan los procesos digestivos, no se producen lesiones musculares (esto es importante ya que si tenemos que echar a correr, no nos dará ningún tirón muscular) y el cuerpo reduce la pérdida de sangre si se produce alguna herida (por ejemplo, si te apuñalan durante la huida o enfrentamiento además de no doler tanto, no perderás tanta sangre para ayudar a la propia supervivencia)
  • Las acciones que suelen aparecer es de huir o evitar, enfrentarse a esa amenaza (agredir a una persona que te pega un susto, aunque no es la acción más común), y acciones como por ejemplo comer en exceso, fumar compulsivamente, beber, morder las uñas, moverse continuamente, consumir drogas…etc.

Cuando una persona con ansiedad tiende a la evitación de las situaciones que ella interpreta como amenazantes, se genera un círculo vicioso que potencia aún más la aparición y el mantenimiento de la ansiedad en futuras ocasiones, por ejemplo, si evitamos pasear por parques por miedo a encontrarnos un perro grande, cada vez nos producirá más ansiedad el pensamiento de encontrarnos un perro grande, de hecho, quizá si mantienes esta ansiedad durante mucho tiempo, se generalice y se amplíe a perros pequeños o incluso cualquier animal doméstico, además del propio parque, las correas, o cualquier objeto, lugar o persona que tú relaciones con un perro grande.

La ansiedad mantenida en el tiempo es muy dañina para la salud ya que se reduce el sistema inmunológico haciéndolo más vulnerable, además de que las sustancias que se liberan durante el proceso de la ansiedad pueden dañar el organismo y pueden aparecer infecciones, úlceras estomacales y enfermedades psicosomáticas (producidas por el propio cuerpo) entre otras muchas afecciones.

Por lo que si tienes ansiedad y no eres capaz de hacerte con ella lo mejor es que pidas ayuda a un profesional ya que tu salud física, psíquica y social está en juego además de que si no se trata suele generalizarse y aumentar progresivamente.

A continuación le mostramos un vídeo en el que se expone de manera muy sencilla y visual lo explicado anteriormente. 






¡¡Muévete, Actúa y Consigue!!

estás en el mundo para crecer, avanzar y conseguir todo lo que te propongas. No hay nadie igual que tú, eres único y debes actuar acorde a tu manera de pensar, tus ideas y tus sueños.

Esta entrada de Blog va dirigida a esas personas que tienen uno o varios sueños o metas que quieren hacer realidad pero que por unas razones u otras no llegan a ponerse en acción.

Puedes hacer dos cosas con este Post, por un lado puedes simplemente leerlo, pero te aconsejamos que cojas papel y boli y lo pongas en práctica… ¿Qué puedes perder? No te llevará mucho tiempo y puede cambiarte la vida. No será fácil pero lo que hoy es evidente, antes fue imaginario (William Blake).

Centra la atención en el sueño que tienes, ese “algo” que te mantiene vivo, que te hace imaginar una vida diferente ¿Cómo te ves en ella? ¿Qué harías si supieras que no puede salirte mal?

En primer lugar estos son los puntos que necesitas para estar preparado y que te proporcionarán un extra de probabilidades de que llegues al éxito:
  • Aléjate de las personas tóxicas y de pensamientos negativos
  • Júntate con personas motivadas, alegres y optimistas, te impulsarán a intentarlo
  • Mantén una mente abierta y positiva, cualquier cosa puede ser posible
  • Potencia tus cualidades, el único responsable de que las cosas sucedan eres tú, lee y prepárate
  • Mantén el espacio dedicado a la realización de tu sueño recogido, ordenado y limpio
  • Acuéstate más temprano y levántate más temprano
  • Escucha música que te inspire
  • Tienes que estar preparado, si lo recibes antes de estar preparado seguramente lo perderás

Pasos a seguir:
  • Escribe el sueño/s que tienes, descubre tu pasión y lo que de verdad te motiva, esto nos da la seguridad de saber dónde queremos llegar
  • Marca unas metas previas y flexibles en forma de escalera que necesitas para alcanzar ese sueño (por ejemplo, si tu sueño es ser abogado, necesitamos tener un máster, carrera, selectividad o prueba de acceso, y así sucesivamente, dependiendo de dónde te encuentres hoy) Esto nos proporcionará un camino que debemos seguir
  • Escribir las estrategias que nos ayudarán a ir subiendo esos escalones o metas (por ejemplo, ir estudiando para aprobar exámenes, asistir a cursos, leer libros relacionados…etc.)

¿Cómo deben ser los sueños?

En primer lugar, los sueños tienen que estar claros e inflexibles. Estos sueños te hacen ser diferente a los demás, es algo por lo que merecería la pena el esfuerzo diario para superar los obstáculos que nos encontraremos por el camino. Estos sueños agregan valor a nuestra vida y nos inspiran o motivan para emprender un gran cambio. Conseguir nuestro sueño es el último escalón (aunque a raíz de cumplir este sueño, éste puede ser el primer escalón de una nueva escalera)

¿Cómo deben ser nuestras metas o escalones?
  • Las metas deben ser concretas y cuantificables, no vale decir por ejemplo: estudiar más, ya que no sabremos si lo hemos alcanzado o no, ¿Cuánto vas a estudiar?
  • Las metas deben ser proporcionales, ni mini escalones que no motivan, ni escalones demasiado grandes que desilusionan. Lo que deben ser desafiantes pero a la vez, realistas.
  • Si no alcanzas una meta o te quedas atrapado entre dos escalones, quizá sea porque hay una gran diferencia entre escalón y escalón, añade los escalones necesarios entre estos dos (pasar de tener 5 clientes a la semana a 20 personas, quizá es un escalón demasiado alto)
  • Las metas deben ser con un tiempo determinado, diferencia las metas que son a corto plazo, a medio o a largo plazo (por ejemplo, aprobar el primer año de universidad puede ser a corto plazo, aprobar la carrera sería una meta a medio plazo y especializarme en algún área concreta sería una meta a largo plazo)

¿Cómo deben ser las estrategias?

El día 30 o 31 de cada mes
  • Escribe los objetivos que quieres conseguir para el mes que empieza (por ejemplo, conseguir mi primer cliente)
  • Escribe los objetivos cumplidos ese mes y el por qué crees que se han conseguido, si es por tu esfuerzo o suerte, esto nos ayudará a saber qué es lo que nos está funcionando
  • Escribe los objetivos que no hemos podido cumplir y el por qué no los hemos conseguido, quizá necesitemos más dedicación o las estrategias eran demasiado exigentes y necesitamos reestructurar nuestra escalera

Cada domingo
  • Escribe los objetivos que quieres cumplir esa semana (para poder llegar a cumplir los objetivos mensuales)
  • Escribe los objetivos cumplidos esa semana y el por qué crees que se han conseguido
  • Escribe los objetivos que no hemos podido cumplir y el por qué no los hemos conseguido

Cada mañana
  • Dedica entre 5 y 15 minutos a planificar qué vas a hacer durante el día de hoy, actividades relacionadas con el sueño que tenemos (por ejemplo, hoy desde las 10:00 hasta las 13:00 voy a estudiar el tema 1)
  • Esto no es una pérdida de tiempo, al revés, esos 10 minutos aproximadamente, nos ayudan a visualizar lo que debemos hacer hoy y esto reduce las dudas en el momento de actuar. El truco no está en estar más tiempo dedicándonos a nuestro sueño, sino en que este tiempo dedicado sea más productivo y eficaz
  • Necesitas evaluar tus avances diariamente, en qué te has equivocado hoy y hasta dónde has llegado.

¡Nunca compitas con nadie, compite contigo mismo!

Cosas a tener en cuenta:
  • Nunca tomes decisiones cuando estás en crisis, primer debes relajarte
  • Nunca tomes decisiones sin la suficiente información ni de forma impulsiva
  • No dejes que nadie decida por ti
  • Sé una persona constante
  • Renuévate continuamente
  • Hoy puede ser un gran día para empezar a cumplir mi sueño
  • Sé excelente, no perfeccionista
  • No busques nunca el reconocimiento de los demás
  • Anota todo lo importante
  • Equivocarse es una forma de crear nuevas ideas
  • Abandonar es el único camino seguro hacia el fracaso
  • Descansa y desconecta cuando sea necesario
¡¡Muévete, Actúa y Consigue!!

Escribe tu sueño en el hueco para comentarios (debajo), quizá salga algo bueno de esa acción

La Revolución Sexual de las Mujeres


No es lo mismo practicar el sexo que disfrutar de él

El sexo no es lo que parece, es mucho más. No puedes permitir que nadie le quite importancia ¡No te conformes!

En ocasiones, tendemos a clasificar la calidad de nuestras relaciones sexuales como algo secundario, solemos preocuparnos más de la calidad de nuestro trabajo, la calidad de nuestras relaciones sociales con nuestros amigos, familiares y no nos damos cuenta que renunciar a una buena vida sexual es renunciar a una parte muy importante de nosotros mismos.

Esta entrada de blog va dirigida especialmente a comprender mejor la sexualidad femenina, la cual se desconoce más de lo que se debería y esto es fruto de una cultura o educación patriarcal, dónde el importante era el hombre, la mujer estaba a su servicio siempre y si ella disfrutaba, era algo vulgar. De hecho, los padres suelen animar a sus hijos varones a pasarlo bien pero… ¿Ocurre lo mismo cuando esos padres tienen a una hija?.

Seguro que las siguientes frases van a serte familiares y queremos que te respondas y reflexiones sobre ellas:
  • ¿Por qué te preocupa más el placer de tu pareja que el tuyo propio?
  • ¿Por qué puedes hablar del acto sexual y hablar de la masturbación te saca los colores?
  • ¿Por qué piensas que si los hombres se acuestan con quien desean son envidiados y si tú lo haces eres una chica fácil?
  • ¿Por qué te sigues preguntando si eres clitoriana o vaginal?
  • Las mujeres nunca hemos sido educadas para disfrutar del sexo ¿O tú sí?
  • ¿Crees que disfrutas real y libremente de tu sexualidad, o algunos prejuicios te están molestando?
  • ¿Por qué criticas a la mujer que disfruta al 100% de su sexualidad? ¿Soy yo misma sexualmente machista?
  • ¿Tienes ideas propias relacionadas con el sexo, o ideas que te han inculcado tus familiares, amigas…etc.?
  • ¿Tienes derecho a disfrutar de tu cuerpo y a poner en práctica tus deseos?

Solo tú eres responsable de tu vida sexual, no puedes esperar que un hombre te abra la puerta del placer, debes aprender a decidir y a exigir qué placer deseas y cómo lo deseas, ya que nuestra sexualidad es nuestra responsabilidad y de nadie más. No debemos dejarnos llevar por las normas que nos impone la sociedad sexualmente machista, debemos seguir el sexo de acuerdo a nuestros propios principios. Es hora de cambiar la mentalidad sumisa.

Debemos averiguar nuestro propio cuerpo y que sensaciones nos produce para saber qué nos hace disfrutar con más intensidad.

¿Sabías que si esto se lleva a cabo los hombres también saldrían ganando? A ellos tampoco les va tan bien y ninguna mujer suele decirles lo que nos gusta realmente por miedo a avergonzarles o poner en duda su virilidad, y una anotación: “Ellos no nacen sabiendo, tenemos que enseñarles”. Ellos no dudan en decirnos o pedirnos lo que quieren ¿Por qué tú no lo haces si es lo mismo?

Demasiados prejuicios, demasiadas inseguridades ¡Así no hay mujer que pueda disfrutar!

Algo muy importante a tener en cuenta, es que el modelo sexual implantado está dirigido principalmente al placer masculino, ya que el coito (acto sexual más empleado) no garantiza el placer en la mujer, de hecho, un 75% de las mujeres no logran un orgasmo durante este acto, debido a que no existe una estimulación tan directa del clítoris. El 25% restante tiene orgasmos durante el coito debido a la estimulación directa (tocar él o ella el clítoris) o indirecta (mediante una posición coital que permita la presión o el roce del clítoris). Parece increíble que el 95% de las veces se acaba el acto sexual en el coito a pesar de no ser la práctica más efectiva para que la mujer disfrute.

Una vez explicado esto, debemos aclarar que el sexo no termina solo en el coito, tendemos a pensar que si no acaba así, no ha existido relación sexual o no es lo suficientemente completa. El sexo es cualquier práctica que nos produzca placer y existe una gran variedad de actos diferentes con los cuales poder disfrutar. Si llegáramos a entender realmente esto, el sexo sería mucho más divertido, diferente, por lo que nos apetecería más a menudo (algo de lo que se quejan muchos hombres) ya que lo que nos apetece no es no disfrutar, lo que no nos apetece es lo mismo de siempre, esa rutina imperante por el modelo masculino.

¿Por qué no jugar y acabar con otros actos? ¿Por qué llamarlo juegos preliminares si pueden ser el propio acto sin nada más detrás? ¿La mujer no disfrutaría mucho más de esta manera? Si reflexionáis acerca de esto, os daréis cuenta que si las mujeres disfrutáramos más del sexo, lo practicaríamos más.

Otro tema polémico para las mujeres en las relaciones sexuales es que cuando el hombre termina alcanzando el orgasmo ¿Qué pasa con ella? Lo normal es que se quede con las ganas ya que él da por hecho que no lo necesita y ella, no se atreve a pedirlo. Si fuera al revés ¿Qué pasaría con él? ¿Te imaginas una situación en la que nosotras llegáramos al orgasmo y nos quitáramos diciendo: “Ha estado bien, hasta mañana”? ¿A qué suena ridículo? Esto no solo reduce las ganas de sexo en un futura ocasión, sino que genera frustración, irritabilidad, además, si una mujer excitada no llega al orgasmo sufre una congestión pelviana dónde se sienten molestias, pesadez y en algunos casos, dolores en siguientes coitos, llegando a ocasionar depresión o ansiedad, además de reducir su deseo sexual ya que cualquier conducta que realicemos, si no es premiada, acaba por desagradar.

Como conclusión decir que las mujeres hemos sido educadas desde siempre para ser buenas esposas, madres o amas de casa perfectas pero no para disfrutar de nuestra sexualidad, por lo que la sociedad tiene aún muchos prejuicios de los que deshacerse. No podemos seguir con estas normas machistas. El sexo no solo es practicarlo, también es disfrutarlo, y se puede disfrutar de muchas maneras y ninguna es mejor que las demás, ni siquiera el coito.

Deja de criticar a las mujeres que ya se han deshecho (gracias a dios) de sus tabúes, conócete, explórate, disfruta de tus deseos y fantasías, aprende a pedir lo que te gusta y a no reprimir lo que te disgusta (tu pareja no sabe leer la mente).

¡El buen sexo no es algo que suceda sin más, tienes que buscarlo!

Depresión

La depresión es un trastorno que padece una gran cantidad de personas (afecta a más de 350 millones de personas en el mundo), se caracteriza por un estado de ánimo muy bajo y repercute en nuestro día a día y en casi todas las áreas importantes para nosotros, el amor, la amistad, el trabajo, el aseo, el descanso, el apetito…etc.

Cuando sufrimos depresión sentimos que estamos atrapados, que no podemos salir de ahí, no nos apetece hacer las cosas con las que antes disfrutábamos, no nos interesa ver a nadie porque nos va a hacer creer que la vida es maravillosa y que no hay razón para estar tan mal, algo muy frustrante.

La depresión nos hace sentir inferiores, inútiles, aumenta la frecuencia de autocríticas y nos hace subestimarnos por ello, además, nos inculca que la felicidad no está a nuestro alcance ya que haciendo las mismas actividades que los demás, ellos parecen divertirse pero a nosotros nos parecen situaciones incómodas, tristes y llenas de obstáculos insuperables. Nos promueve la necesidad de quedarnos en casa, tumbados en la cama dando rienda suelta a esos pensamientos negativos que nos atormentan, interpretando así nuestras experiencias, pasado, presente y futuro como algo desastroso. Parece que el mundo tiene unas exigencias exageradas que somos incapaces de asumir, no tenemos energía.

Debido a todas estas razones, solo el pensar en tener que hacer algo, ya sea cocinar, ducharme, ir a trabajar, quedar con algún amigo a tomar algo nos hace anticipar lo mal que vamos a estar, lo imaginamos como una situación muy negativa y que continuará indefinidamente, ya que solemos tener expectativas de fracaso.

Cuando esta situación se ha instaurado en nosotros afecta, como hemos dicho anteriormente, a toda nuestra vida:
  • Nuestro apetito desciende o aumenta considerablemente
  • Nuestro sueño desciende o aumenta considerablemente
  • Falta de energía
  • Descenso del placer
  • Descenso del interés por todo lo que nos rodea
  • Aumento de pensamientos rumiativos negativos sobre pasado, presente y futuro, nosotros y nuestro entorno
  • Descenso del estado de ánimo
  • Aumento del llanto
  • Descenso de la calidad de las relaciones con los demás
  • Aumento de la apatía o irritabilidad
  • Descenso de la autoestima
  • Empeoramiento de la salud
  • Aumenta la frecuencia de conductas de riesgo (fumar, beber…etc.)
  • Descenso de las actividades
  • Sensación de debilidades psicológica y física
  • Sentimientos de culpa
  • Aumenta la atención hacia los aspectos negativos y desciende la atención de los aspectos positivos
Cuando sentimos todos o casi todos estos síntomas sentimos la necesidad urgente de que esto acabe, siendo muy común la toma de fármacos que reduzcan este sentimiento tan demoledor. Sin embargo, a pesar de que la medicación ayuda a muchos pacientes, no asegura que con el cese de ésta vayan a desaparecer estos síntomas, además, en un futuro puedes estar viviendo una situación difícil y la depresión puede volver a aparecer, ya que no has aprendido a manejarla correctamente, por ello es conveniente pedir ayuda profesional, la depresión funciona como un círculo vicioso que se puede romper con la ayuda de una terapia psicológica individual y personalizada para ti.

Este vídeo ilustra y nos pone en la piel de una persona que está sufriendo una depresión.

Relaciones Tóxicas

¡No idealices! ¡No esperes nada de nadie! ¡Confía en tí y en las personas energéticamente positivas!

Con las relaciones tóxicas no nos referimos solo en el plano sentimental o de pareja, sino también a nivel de amistad, familiar o laboral, entre otros.

Seguro que os ha pasado muchas veces este tipo de situaciones:
  • Salir de una comida familiar sintiéndote inferior o culpable por algo que no has hecho mal
  • Estar trabajando y sentirte evaluado negativamente y cohibido para poder sacar todo tu potencial
  • Ir a casa de algún amigo y salir sin buena energía, desanimado, desesperanzado…etc.
  • Encontrarte con un vecino criticón y sentirte incómodo sin saber cómo tratarle
  • Tener una cita con una pareja que te agobia y te intenta manipular
Normalmente, cuando nos ocurren este tipo de situaciones no sabemos cómo reaccionar para librarnos de este sentimiento negativo, nos cuesta decir “no”, nos cuesta despedirnos de esa persona para siempre, incluso cuando hemos sido capaces de decirlo (casi siempre cuando estamos en el límite) la otra persona nos sigue insistiendo o intenta manipularnos para sentir una culpa y que volvamos a entrar en ese círculo vicioso (el cual es beneficioso para él).

¿Qué tipo de personas podemos considerar como “Tóxicas” tanto para ellas mismas, como para los demás?
  • Negativos: personas que nos hacen ver la vida de una manera muy pesimista, llenándonos de complejos, dudas y frustraciones. Todo esto suele ser fruto de una debilidad en esa persona, la cual interpreta que si a él le va mal, a ti también te irá mal. “Buaaahhh ¡Eso es imposible! No merece la pena intentarlo, tú hazme caso que te arrepentirás y te diré: te lo dije”. Si te intentas alejarte de estas personas te meterán muchas más dudas acerca de tu futuro incierto “Luego no vuelvas a mí cuando las cosas te vayan fatal”.
  • Envidiosos: personas que no soportan que nos vaya bien y por esta razón intentan destruir nuestros sueños o metas. Esto suele ocurrir con personas que tienen baja autoestima y tu éxito es un fracaso para ellos, por lo que tienen pensamientos destructivos y de infravaloración hacia lo que tú has logrado, ya que desean lo que tú tienes “Solo has tenido un golpe de suerte, pero no te confíes, todo lo que sube, baja”. Este tipo de personas son las que se alejan de tí, prefieren rodearse de personas a las que les vaya peor que a ellos para destacar y subir su autoconcepto.
  • Víctimas/ Quejicas/ Agonías: personas que cualquier acontecimiento que les ocurra es motivo de queja, ya sea por ser insuficiente o porque piensan que el mundo está en su contra y por esta razón siempre intentan que tú resuelvas su malestar ya sea solucionando el problema o halagándoles “Me ha salido un trabajo pero no me pagan lo suficiente” “Otra vez igual, siempre me pasa lo mismo, soy un desgraciado”. Si intentas alejarte de estas personas te harán sentir culpable “Nadie me hace caso, soy lo peor, como puedes hacerme esto sabiendo como estoy de mal, con todo lo que yo he hecho por ti”.
  • Criticón: personas que siempre quieren manejar nuestra autoestima para poder destacar ellos más, infravalorándote, ya sea en tus debilidades personales o físicas “¿Vas a ir así de cutre?” “La comida no me gusta, está muy sosa” “Así no, déjame a mí”. Su objetivo es que seas inseguro y dependas de su opinión. Si intentas alejarte de esta persona te calificará negativamente delante de otras personas, contando tus intimidades o errores, siendo así el centro de atención con otras personas y manipulandote. “No os vais a creer lo que me ha dicho fulanito, es lo peor, no os fieis de él”.
  • Autoritario/ Agresivo: personas difíciles ya que su objetivo es hacernos complicada la convivencia o nuestro trabajo, produciendo un desgaste o agotamiento psicológico en nosotros, necesita ser ofensivo e intimidante para producir miedo y así asegurarse su poder, creen que el miedo es igual al respeto. Esto es debido a una inseguridad que le dificulta mantener relaciones sociales apropiadas. “¿Te quieres levantar del sofá de una puta vez? ¡Eres desesperante!”. Normalmente por la incomodidad de entrar en una discusión, acabas cediendo a sus peticiones, siendo en estos casos muy difícil el alejamiento. Si lo intentas, como si no lo intentas, buscará siempre una razón para discutir contigo, intimidarte y coartar tu libertad.
  • Manipulador sutil: personas que buscan la vulnerabilidad y dependencia de los demás, se juntan con personas que les cuesta decir “no” y que les incomode una confrontación. Su objetivo es conseguir lo que quieren y si ellos pretenden por ejemplo quedar contigo, a pesar de tus múltiples “no” lo llevarán a su terreno para que acabes cediendo en algún punto, primero con halagos y luego haciéndote sentir culpable. “¡Vaya tontería! Si tienes que recoger la casa, voy, te ayudo y luego me acompañas a la tienda, así que no me vale”.
  • Orgullosos: personas soberbias, arrogantes y piensan que todo lo que hacen es perfecto, creen que siempre tienen la razón, ya que una equivocación suya es considerada un fracaso personal por lo que intentarán a toda costa tener la razón, a pesar de que con ello te infravaloren o ridiculicen. “Eso no es así, y punto” “¿Qué harías sin mí?”.
  • Mentiroso/ Falso: personas que expresan opiniones diferentes u opuestas a las propias por agradar a los demás (obteniendo un beneficio a cambio) es una forma de enmascararse ya que suelen haber sentido algún tipo de inseguridad social. Intentan convencer a los demás de algo que no son. Si intentas alejarte de esta persona volverá a mentir de alguna manera que te haga permanecer a su lado. “Ya, tienes toda la razón, yo también estaba pensando en ello, tenemos que solucionarlo”.
Cuando damos con personas tóxicas y esto nos produce malestar, tenemos que conseguir alejarnos de estas relaciones ya que solo pueden perjudicarnos en cualquiera de los ámbitos de nuestra vida, para ello es necesario armarse de valor y manejar correctamente las habilidades sociales, ya que ellos no se darán por vencidos tan fácilmente, así como las emociones, debido a que surgirán sentimientos de culpabilidad llegándonos a sentir malas personas o egoístas.

Debemos rodearnos de las personas que nos motivan, nos animan y nos hacen sentir bien, estas son las relaciones realmente beneficiosas para nuestra vida y nuestro futuro, siempre nos acercarán a nuestras metas.

Por otra parte, si crees que tú eres una de estas personas tóxicas tienes que empezar a valorar tu manera de relacionarte con los demás y ser realmente la mejor parte de ti, no solo estás perjudicando a las personas que tienes a tu alrededor sino que te estás haciendo daño a ti mismo, de esta manera no conseguirás tus objetivos.

¡No idealices! ¡No esperes nada de nadie! ¡Confía en tí y en las personas energéticamente positivas!


Salir de la Zona de Confort


Antes de explicar cómo salir de la zona de confort, tenemos que definir “Zona de confort”:

Son los lugares y las personas que componen mi día a día y que me hacen sentir cómodo y tranquilo. A pesar de las dificultades que a veces aparecen en esta zona, nos proporciona una seguridad debido a que es un ambiente conocido.

Muchas personas se preguntan por qué debemos salir de esta zona de confort si nos proporciona seguridad y tranquilidad, sin embargo, vivir seguro y cómodo no significa vivir feliz o que estés encaminado a alcanzar lo que te propones. Esto se debe a que personalmente nos estamos marcando una serie de barreras o límites que no nos permiten avanzar o crecer, ya que estos límites que establecemos como suficientes realmente no lo son, nos oprimen y son inferiores a lo que necesitamos para sentirnos más satisfechos o realizados en nuestra vida.

Ampliar nuestra zona de confort nos permite conocernos mejor a nosotros mismos, ya que al eliminar estas barreras (que nos hemos impuesto) se abre un abanico de posibilidades y cada una de ellas nos acerca a descubrir nuevas habilidades o potenciar aquellas que estaban silenciadas, conocer nuevas personas, afrontar nuevos retos, vivir experiencias inimaginables en la zona de confort, etc.  

Se debe tener en cuenta que algunas de nuestras áreas van a cambiar, quizá algunos de estos cambios pueden resultarnos difíciles en un principio, pero a larga nos acercarán a nuestros objetivos, el cambio significa evolución. Todo ello nos permite ampliar nuestra zona de confort y con ello enriquecer, tanto nuestra zona como nuestra vida.

Existen muchas maneras de ampliar nuestra zona de confort y con ello eliminar nuestra rutina y tienes que encontrar la que mejor se adapte a ti, estos son algunos ejemplos, pero recuerda que tú pones los límites:
·         Iníciate en el ejercicio físico o en hábitos de vida más saludables (aparte de hacerte sentir bien y mejorar tu salud, puedes conocer gente, costumbres y lugares nuevos, además de aumentar tu autoestima).
·         Salir o pasear por zonas nuevas (aumentar tu vida social y de ocio).
·         Apúntate a clases o comienza un nuevo hobbie, cómo la pintura, cocina, fotografía, etc. (puedes descubrir o potenciar nuevas habilidades con las que puedes llegar a apasionarte y conocer gente nueva).
·         Adquiere nuevos conocimientos a través de cursos (puedes conocer gente nueva, aumentar tu autoestima y tu autoconcepto sintiéndote así más realizado).
·         Proponte y comienza nuevos proyectos (estos proyectos pueden nacer a raíz de los hobbies o cursos que hayamos emprendido, esto te hará sentir más seguro de ti mismo).
·         Viaja a lugares desconocidos para ti (conocer nuevas culturas o diferentes formas de vivir nos proporciona otras perspectivas y una nueva manera de pensar).

A continuación exponemos un cuento y un video que ayudan a comprender mejor el término zona de confort:

María tiene tres jaulas diferentes con un pájaro en cada una de ellas. Estos pájaros son muy diferentes entre sí, por lo que Billy, Roberto y Lucas tienen muchas conversaciones acerca de su manera de ver el mundo.

-Billy se siente muy seguro con María, piensa que volar (a pesar de estar presente en su naturaleza) no es para tanto.

-Lucas no comparte esta idea, ya que tiene la curiosidad de cómo será volar en libertad, aunque no se siente completamente convencido ya que nunca lo ha intentado, además, tener comida asegurada es un peso importante.

-Roberto siempre está planeando la manera de escaparse de esta prisión, poder volar libremente y conocer el mundo, piensa que no hay que conformarse con una ración de comida, ya que eso no es vida.

Un día María recibe una llamada de urgencia mientras limpiaba las jaulas, por lo que abandona el hogar olvidando cerrar las jaulas y las ventanas. Aparece el dilema, Roberto lo tiene claro y va directo a la repisa de la ventana preguntando a sus compañeros que piensan hacer. Billy no lo duda ni un momento y permanece en la jaula, ni si quiera prueba a volar por la casa debido al miedo que le produce que la jaula pueda cerrarse y no acceder a la comida. Lucas está indeciso y decide volar por la casa, siente mucha realización aunque sigue teniendo miedo a pasar hambre y decide permanecer volando por la casa sin acercarse a las ventanas, Roberto decide irse solo, al principio siente miedo e inseguridad, está perdido y no sabe dónde ir ni a quien preguntar. Continúa su vuelo hasta que encuentra un parque en el que una bandada de pájaros canta sobre un árbol y decide unirse al grupo para comentarles sus preocupaciones acerca de la comida, a lo que le responden que seguramente no coma tanto como en la jaula, pero que tendrá la libertad que tanto ha deseado, por lo que a pesar de no tener la misma seguridad siente que puede tomar las riendas de su vida.

María regresa a casa y descubre que Roberto se ha escapado, Billy permanece en su jaula y Lucas a pesar de volar por la casa no se ha escapado, por lo que a Billy decide cerrarle la puerta de la jaula, pero a Lucas se la deja abierta ya que no se va a escapar.
¿Cómo es la zona de confort actual de cada pájaro?:

-Billy por miedo a no regresar a la zona de confort, vivirá siempre en ella y con sus correspondientes barreras.

-Lucas por la curiosidad de descubrir qué es volar ha ampliado su zona de confort, ya que sólo regresa a la jaula a la hora de comer, aunque sigue manteniendo su curiosidad y su duda de si debería un día salir por la ventana, ya que empieza a dudar si esta nueva zona de confort sigue siendo insuficiente, a pesar de que ha aumentado el espacio que dejan las barreras (ha pasado de los barrotes a las paredes) puede seguir aumentando su zona de confort.


-Roberto ha eliminado sus barreras y puede decidir cómo vivir su vida descubriendo cómo es el mundo en realidad y sus verdaderos límites.



Cuestiones para reflexionar

·         ¿Cómo es tu zona de confort?
·         ¿Cómo es tu jaula de pájaros?
·         ¿Qué barreras te has puesto a ti mismo?
·         ¿Cómo son tus barrotes?
·         ¿Qué es lo que te impide salir de la jaula?
·         ¿Qué pasaría si salieras?
·         ¿Crees que puedes abrir la jaula y volar?
·         ¿Crees que puedes sacar beneficios de volar?
·         ¿Dónde irías?
·         ¿Qué te gustaría aprender?
·         ¿Con qué otros pájaros te juntarías?
·         ¿Crees que tienes alguna “María” que te impide salir de tu jaula?
·         ¿Qué vas a hacer?: ¿Jaula, habitación o mundo?

Creo que necesito un psicólogo pero ... ¡No estoy loco!

En nuestra sociedad existe una idea errónea del verdadero papel del psicólogo dónde los límites de cuándo es necesaria la ayuda psicológica o cuándo no lo es, genera confusión en los pacientes (los cuales suelen sentirse avergonzados por miedo a ser calificados como locos) no solo en la verdadera función del psicólogo en consulta, sino en la manera en la que se trabaja realmente, ya que a pesar de la creencia de que el psicólogo va a cambiar sus vidas milagrosamente, el verdadero cambio está en ellos, el paciente tiene un papel activo en la terapia. Sin embargo, este es solo uno de los mitos en nuestra sociedad, pero existen muchos más que deben ser aclarados, como por ejemplo:

  • El psicólogo es capaz de leer mi mente y psicoanalizarme: No somos adivinos, ni tenemos una bola de cristal, ni tenemos poderes sobrenaturales, todo es fruto de una buena evaluación de la información que proporciona el paciente, de hecho, si no nos cuentan algo, no lo vamos a averiguar.
  • Ir al psicólogo significa simplemente contar mis penas y desahogarme tumbado en un diván: En primer lugar, no tenemos diván, lo siento, estarás en una silla. Y en segundo lugar, no vienes al psicólogo a contar tus penas (papel pasivo del paciente) sino a actuar y empezar un proceso de cambio (papel activo del paciente). Si no haces nada, nada va a cambiar. Los problemas no desaparecen simplemente por contarlos.
  • Para que una terapia tenga efecto es necesario creer en los psicólogos: No somos un Dios que pertenezca a ninguna religión, no es cuestión de tener Fé. La psicología es una ciencia basada en técnicas que han demostrado su eficacia, por lo que si realizas las técnicas correspondientes mejorarás creas o no creas en la psicología.
  • Un psicólogo es capaz de saber si una persona está mintiendo o no por su lenguaje no verbal: Un psicólogo confía en la palabra del paciente, si tú decides mentir no nos daremos cuenta, pero hemos de decir que sería un paso en falso y una pérdida de tiempo si esa mentira fuera relevante.
  • Si le cuento mis secretos más íntimos al psicólogo éste me juzgará y me hará sentir mala persona: No somos jueces ni verdugos, somos psicólogos por lo que nuestro papel no es juzgar ni hacer sentir mala persona a nadie, al contrario, pretendemos ayudarte y aceptarte tal y como eres.
  • Un psicólogo me dará los consejos o respuestas que yo necesito: Un psicólogo no te dará ningún consejo, te orientará a que tú mismo encuentres el camino correcto a seguir.
  • Si cuento mis creencias más extrañas éste me mandará medicación o me llevará a un manicomio: Todos tenemos algún tipo de creencia o idea fuera de lo establecido socialmente o incluso experiencias vividas que no somos capaces de explicar y no pasa nada, además un psicólogo no puede medicar, está fuera de sus competencias. Aunque por supuesto, si realmente necesitamos descartar algún tipo de patología médica o creemos que es necesario un acompañamiento farmacológico, se te recomendará visitar al médico de cabecera para facilitar el proceso de la terapia.
  • Si tomo medicación es que no tengo remedio: En ocasiones un paciente puede presentar una depresión o ansiedad muy elevada y por lo tanto, una ayuda farmacológica facilita la mejora en terapia, siendo así, más rápida y efectiva. Además la medicación se irá dejando progresivamente durante el proceso de la terapia, no es para siempre y no es para todos.
  • Me da miedo ir al psicólogo por si me diagnostica algo malo que yo no esperaba y sentirme confuso o loco: Un psicólogo no se centra en un diagnóstico, sino en el por qué se están manteniendo los problemas en el paciente, rompiendo el círculo vicioso.
  • El psicólogo solo quiere sacarme el dinero, son unos estafadores: Los psicólogos somos profesionales con formación especializada que como cualquier trabajo debe ser remunerado, no somos voluntarios. Cuando una terapia se alarga es porque el paciente lo necesita, sin embargo, un paciente puede solicitar el alta voluntaria cuando desee.
  • ¿Para qué voy a ir al psicólogo si mis problemas ya se los cuento a mis amigos?: Los amigos dan consejos desde su punto de vista y su experiencia, sin tener en cuenta todos los factores que te están influenciando. Un psicólogo no da consejos, realiza un estudio individualizado de tu problemática y seguidamente, aplica las técnicas científicas correspondientes para tu mejoría.
  • Seguro que el psicólogo me dice que mis problemas son culpa de mi infancia: Es cierto que algunas ramas de la psicología se centran en el pasado, recuerdos o experiencias pasadas del paciente. Nuestra metodología se centra en la razón por la cual se está manteniendo actualmente, ya que una fobia a los perros pudo haber sido originada en la niñez pero eso no nos ayuda a rectificarlo, solo podemos conseguirlo a raíz de la modificación de las conductas realizadas en el presente.

Una vez aclarados algunos mitos, aunque seguramente existan muchos más, hemos de decir que es muy importante tener claro cuándo debemos ir a un psicólogo o cuándo no es necesario.

La sociedad nos inculca que debemos ser felices siempre y que estar tristes o inquietos o tener miedos, o lo que sea que te ocurra, es algo disfuncional que debe ser eliminado cuanto antes, sin embargo, en la vida pasamos por momentos difíciles en los que estar mal es lo más normal del mundo, es sano que estemos en contacto directo con nuestras emociones ya sean positivas o negativas. Esto significa que vas a pasar malos momentos y esto no quiere decir que necesites la ayuda psicológica para superarlo, ya que la mayoría de estas situaciones las superamos de una manera natural, siempre que tengamos las herramientas necesarias o porque cambie nuestra forma de interpretar esta situación (quizá de primeras parece un drama pero pasadas varias semanas pierden esa negatividad y se ven desde otra perspectiva más positiva o neutral).
Por otro lado, si lo hemos intentado durante mucho tiempo y no hemos dado con la solución adecuada para nosotros y esto nos genera malestar en varias áreas de la vida (laboral, sentimental…etc.) es cuando debemos pedir ayuda externa para que este problema no siga afectando a nuestro día a día.

Explicado todo esto, eres tú el que debe valorar si necesita un apoyo psicológico, si estás confuso también puedes buscar orientación que te aclare si verdaderamente necesitas esa ayuda.