miércoles, 30 de diciembre de 2015

Buena Suerte en nuestros propósitos para el 2016


Con motivo de la entrada de año y los nuevos propósitos, hemos decidido dedicar esta entrada de blog a crear vuestra propia buena suerte.

Hay que diferenciar la suerte de la buena suerte, y para ello, os vamos a mostrar las reglas de la buena suerte, sacadas del libro “La Buena Suerte, claves de la prosperidad” de Álex Rovira Celma y Fernando Trías De Bes.

Regla 1:
·         “La suerte no dura demasiado tiempo, no depende de ti”.
·         “La buena suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre”

Regla 2:
·         “Muchos son los que quieren tener buena suerte, pero pocos los que deciden ir a por ella”

Regla 3:
·         “Si ahora no tienes buena suerte tal vez sea porque las circunstancias son las de siempre”
·         “Para que la buena suerte llegue, es conveniente crear nuevas circunstancias”

Regla 4:
·         “Preparar circunstancias para la buena suerte no significa buscar solo e propio beneficio”
·         “Crear circunstancias para que otros también ganen atrae a la buena suerte”

Regla 5:
·         “Si dejas para mañana la preparación de las circunstancias, la buena suerte quizá nunca llegué”
·         “Crear circunstancias requiere dar un primer paso… ¡Dalo hoy!”

Regla 6:
·         “Aún bajo las circunstancias aparentemente necesarias, a veces la buena suerte no llega”
·      “Busca en los pequeños detales circunstancias aparentemente innecesarias…, pero ¡Imprescindibles!!”

Regla 7:
·         “A los que sólo creen en el azar, crear circunstancias les resulta absurdo”
·         “A los que se dedican a crear circunstancias, el azar no les preocupa”

Regla 8:
·         “Nadie puede vender suerte. La buena suerte no se vende”
·         “Desconfía de los vendedores de suerte”

Regla 9:
·         “Cuando ya hayas creado todas las circunstancias, ten paciencia, no abandones”
·         “Para que la buena suerte llegue, confía”

Regla 10:
·         “Crear buena suerte es preparar las circunstancias a la oportunidad”
·         “Pero la oportunidad no es cuestión de suerte o azar: ¡Siempre está ahí!”
·         “Crear buena suerte únicamente consiste en ¡Crear circunstancias!”


Para este año 2016, intenta no sólo decidir propósitos sino trabajar para conseguirlos ya que la suerte no existe, existe la buena suerte y esa está en tu mano, esfuérzate y quizá puedas encontrarla y cumplir esos propósitos.


FELIZ AÑO 2016 Y BUENA SUERTE

jueves, 17 de diciembre de 2015

Somos expertos en ponernos piedras en el camino


La mayoría de las personas podrían llegar a sentirse felices con lo que tienen.

Seguramente tengáis una cama donde dormir, alimentos, amigos, familia, etc. Y a pesar de ello, en muchas ocasiones nos sentimos desgraciados, este sentimiento no suele ser objetivo, suele ser fruto de que nos centramos más en lo que nos falta y no disfrutamos de lo que sí tenemos.

Si viviéramos con menos prisas por conseguir aquello que deseamos, nos daríamos cuenta de que lo tenemos casi todo. Para complicar aún más nuestra existencia, los pensamientos nos juegan una mala pasada, ya que muchos de estos son irracionales, no son situaciones reales, es lo que nos estamos imaginando.

A continuación vamos a ir desarrollando cada tipo de pensamiento distorsionado y os vais a dar cuenta de que estáis familiarizados con ellos:

1.    Pensamiento todo o nada / siempre o nunca: es un pensamiento de tipo perfeccionista, no es un pensamiento realista, ya que a lo largo del día tenemos innumerables tropiezos (se nos cae el café, pillamos un atasco…). Es imposible que todo nos salga bien o todo nos salga mal, por lo que no deberíamos dar más importancia de la que realmente tiene, no todos los tropiezos son caídas.

2.  Filtro mental: es un tipo de pensamiento que se caracteriza por dar más importancia a los acontecimientos negativos que a los positivos. Es como si lleváramos puestas unas gafas que solo nos permiten ver los aspectos negativos, por lo que finalmente nuestra atención se vuelve distorsionada y no somos capaces de ver la realidad con objetividad. Por ejemplo, si aprobamos tres exámenes, pero suspendemos uno, pensaremos que estamos viviendo una desgracia o que hemos fracasado, restando importancia a los tres que hemos aprobado.

3.       Descalificar lo positivo: es un pensamiento por el que las personas dejan de disfrutar de la vida y de las cosas positivas, ya que las transforman en algo negativo. Por ejemplo, si alguien les dice un halago tienden a pensar que no es real o que no es merecido y que hay una razón negativa detrás.

4.       Error del adivino: consiste en anticipar acontecimientos negativos, dando por hecho que estos van a hacerse realidad. Este pensamiento anticipatorio modifica la atención del individuo y por ello suelen cumplirse estas “autoprofecías” porque se reafirma el pensamiento y finalmente, no realizó esa acción. Por ejemplo, seguro que mi novio no me quiere y está pensando en dejarme, por esta razón me vuelvo borde y discuto con él, por lo que mi novio me acaba dejando por mi actitud, reafirmo la idea de que yo tenía razón y me iba a dejar y mi “autoprofecía” se cumple. Otro tipo de pensamiento que entra dentro de esta categoría es el creer que sabes lo que otra persona está pensando acerca de ti de una manera negativa, damos por hecho que es verdad sin contrastarlo. Por ejemplo, cuando te presentan a una persona en un momento inesperado en el que no estabas tan arreglado como siempre, das por hecho que la otra persona está pensando que eres un desastre, que vas muy mal vestido y que no tiene ningún interés en ti.

5.     Razonamiento emocional: se caracteriza por interpretar que mi estado de ánimo es por una razón real y objetiva, sin corresponderse con la situación real, es solo una emoción. Por ejemplo, al despedirme después de una cita con la persona que me gusta, vuelvo a casa con ansiedad y sentimientos de vergüenza, por lo que doy por hecho que como yo me siento así, la cita ha ido mal.

6.       Enunciaciones “debo de” y “tengo que”: este tipo de pensamientos hacen que la persona interprete el mundo como una lista interminable de obligaciones, lo que le lleva a sentir frustración y ansiedad. En realidad, estas “obligaciones” siempre son preferencias, por ejemplo, no tengo la obligación de ir a trabajar pero prefiero ir a trabajar que quedarme sin un sueldo. Si practicamos el cambiar estos “debos” o “tengos” por los "prefieros", nos daríamos cuenta de que no nos cuesta tanto hacerlo.

7.      Etiquetación: este error trata de que las personas construyen su propio autoconcepto o el concepto de los demás a raíz de los errores y puntos débiles, además estas etiquetas llevan una carga emocional negativa. Por ejemplo, si hoy me he tropezado, aunque no suela ser lo normal, me etiqueto a partir de ahora como un inútil o un torpe.

8.  Personalización: este tipo de pensamiento convierte a las personas en máximos culpables o responsables de los actos y sentimientos de los demás y de sí mismos. Por ejemplo, si mi pareja está deprimido o agobiado, es porque soy una mala esposa o no he sabido hacerlo feliz.



Este tipo de errores de pensamiento están presentes en prácticamente todas las personas, pero se puede aprender a modificar este patrón de pensamiento, lo que nos hará mucho más felices, debido a que muchas infelicidades son fruto de nuestros pensamientos.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Información sobre el VIH


Con motivo del día internacional en la lucha contra el VIH (1 de Diciembre) realizamos esta entrada de blog con información real sobre este virus.

Alrededor de 35 millones de personas viven con VIH en todo el mundo en la actualidad, de los cuales, 19 millones desconocen que tienen el virus.

Diferencias entre el VIH y SIDA
  • ¿Qué es el VIH?: Es un virus de inmunodeficiencia humana, un lentivirus que tiene un periodo de incubación de hasta diez años, parasita las células de nuestro sistema inmunológico para reproducirse y sobrevivir, por ello, nuestras células inmune dejan de cumplir su función. No todas las personas con VIH van a tener SIDA, siempre y cuando tengan un tratamiento antirretroviral de gran actividad que no curan pero disminuyen el número de copias de virus y aumenta las defensas, por lo que no es sinónimo de muerte. 
  • ¿Qué es el SIDA?: Conjunto de enfermedades, signos y síntomas característicos que aparecen cuando una persona tiene su sistema inmunológico muy debilitado a causa del VIH. Apareciendo a su vez enfermedades “oportunistas” como neumonía, tuberculosis…etc.


Fases de la infección por VIH
  • Fase inicial: dura de 8 a 12 semanas aproximadamente después del contagio, en esta fase, si se realiza una prueba analítica no se detecta ya que las defensas no están del todo afectadas (periodo ventana). Hay capacidad de infectar a otros y puede aparecer fiebre.
  • Fase crónica: dura de 1 a 20 años aproximadamente, se caracteriza por ser un periodo asintomático, no hay síntomas externos, las defensas bajan poco a poco y es cuando se comienza el tratamiento para evitar que avance y se convierta en la fase final que es el SIDA.
  • Fase final: la duración en esta fase depende de la persona, las defensas están muy dañadas y esto lleva a infecciones oportunistas y a algunos cánceres.



Tipos de transmisión:
  • Sanguínea: se produce al compartir objetos que entran en contacto directo con la sangre (jeringuillas, cuchillas, cepillos de dientes, etc.)
  • Sexual: semen y fluidos vaginales, en las relaciones sexuales se producen microheridas donde el virus puede infectar a la otra persona, las prácticas con más riesgo son la penetración anal y vaginal. Hay que utilizar siempre preservativo y evitar la eyaculación en la boca. Las caricias, besos, masajes y masturbación no conllevan riesgo.
  • Vertical: infección de madre a hijo, mediante el embarazo, el parto o la lactancia, para prevenir esto lo mejor es realizar un tratamiento adecuado durante el embarazo, parto por cesárea, no dar leche materna y dar un tratamiento antirretroviral al bebé durante 4-6 semanas.


Tratamiento médico:
  • Aumentar la esperanza y calidad de vida
  • Evitar la progresión de la enfermedad (reducir la actividad del virus y limitar el desarrollo de resistencias)
  • Devolver el sistema inmune a su estado normal y mantenerlo, evitando otras posibles infecciones y reducir el riesgo de transmisión


Tratamiento psicológico:
  • Mejorar la calidad de vida
  • Mejorar la adherencia al tratamiento médico ya que existen efectos secundarios
  • Mejorar los hábitos de salud
  • Mejorar el estado emocional para mejorar el sistema inmune
  • Reducir el impacto del estigma social en el enfermo
  • Solución de problemas
  • Reducir el impacto emocional tras el diagnóstico, ya que existe un shock inicial, pensamientos de incertidumbre, sentimiento de culpa, pérdida, impotencia, rabia, frustración, crisis personal, familiar, etc.


El estigma social que sufren las personas con VIH

Este estigma hace que la persona sea incluida en una categoría social hacia cuyos miembros se genera una respuesta culturalmente inaceptable, considerándoles personas rechazadas.

  • Hay estudios que evidencian que más del 30% de la población se sentiría incómoda si alguno de sus compañeros de trabajo tuviera VIH
  • Un 20% piensa que la ley debería obligar a que los infectados estuvieran separados del resto en algunos lugares
  • El 18% piensa que los nombres de las personas con VIH deberían hacerse públicos para quienes los quieran evitar
  • Un 40% no contrataría a una persona con VIH

Este estigma es sumamente negativo tanto para las personas que se han infectado y lo saben, como la personas que se han infectado y todavía no lo saben ya que retrasan realizarse la prueba debido al miedo a ser rechazados, creando así un peligro para ellos mismos (la enfermedad avanza rápidamente si no tiene un tratamiento) y para otras personas, las cuales pueden ser infectadas si el portador lo desconoce.


Muchas personas piensan que se lo han buscado, pensar así es mantenerse alejado, es una forma de evitar sentirse culpable o amenazado, pero la realidad es otra, todas las personas hemos corrido alguna vez un riesgo a ser infectados por este virus, si muchos de nosotros no presentamos VIH es por suerte. Por lo que todo el mundo debería hacerse una prueba ya que las conductas de riesgo han estado presentes en algún momento de nuestra vida. 

Piensa y ponte en el lugar de esa persona, esa persona podrías ser tú. No juzgues, no rechaces y no aísles a nadie por la razón que sea, son personas como tú, que no han tenido la suerte que quizá tú has tenido.

Hazte la prueba

jueves, 19 de noviembre de 2015

¿Magia o Hipnosis?

¿Magia o Hipnosis?

En la actualidad hay cierta creencia compartida por un alto porcentaje de personas. en la cual la hipnosis está asociada a algo mágico o algo realizado para entretener a la gente, pero la hipnosis es mucho más. Algunos magos lo utilizan para su espectáculo, en él escogen a una persona del público y comienzan su show, lo más habitual es que el mago diga una palabra clave a la persona escogida del público y con esa palabra la persona realice una conducta determinada, pero cómo ya hemos mencionado antes, la utilización de la hipnosis en Psicología no se trata de eso, se trata de dotar al paciente de una gran herramienta para que pueda utilizarla cuando le sea necesario.

Mitos erróneos sobre la hipnosis ¿Qué NO es hipnosis? (González Ordi, 2006)

  • 1.      La hipnosis te hace perder la consciencia: todo lo contrario, el paciente participa activamente y es consciente en todo momento.
  • 2.       El hipnotizador tiene un poder o don especial: la habilidad de aplicar las técnicas hipnóticas son aprendidas y entrenadas.
  • 3.       El hipnotizado siempre dice la verdad: el paciente tanto si está hipnotizado como si no, puede falsear lo que desee.
  • 4.       El hipnotizado puede realizar cualquier cosa que el hipnotizador le pida: el paciente realizará lo que él considere permisible, no pierde su voluntad.
  • 5.       La hipnosis es peligrosa: no existen evidencias de que la hipnosis tenga peligros para la salud física o mental siempre y cuando se apliquen por profesionales.
  • 6.       Si al hipnotizador le pasara algo yo me quedaría en un estado hipnótico, no podría despertar: no es posible quedarse hipnotizado, existen dos opciones, o te quedarías dormido o abrirías los ojos al ver que no existe estimulación.
  • 7.       Si me hipnotizan me inducen pensamientos peligrosos: a través de la hipnosis se potencian pensamientos positivos y beneficiosos para el paciente, el cual tiene voluntad y consciencia.
  • 8.       La hipnosis siempre hace efecto y a todas las personas: la realidad es que la hipnosis solo puede ser empleada en sujetos con un alto grado de sugestionabilidad, que tengan expectativas de éxito sobre esta técnica, una actitud no crítica ante la hipnosis, motivación de conseguir los objetivos, rol de sujeto hipnotizado (que se deje llevar por las instrucciones), tener una gran capacidad de imaginación, tener una capacidad de implicación emocional.
  • 9. La hipnosis hace que recuerdes aspectos del pasado de los que no eras consciente, incluso desde el vientre materno: en ocasiones pueden aparecer recuerdos pero no tienen por qué ser reales, a veces son incorrectos o están distorsionados. 



¿Qué es la hipnosis realmente?

Es una de las técnicas más antiguas que se utiliza para provocar cambios en procesos cognitivos, psicofisiológicos, perceptuales y conductuales. Ofrece un amplio abanico de posibilidades terapéuticas (médicas, psicológicas, odontológicas…), suele ser empleada para la ansiedad, dolor crónico, cirugías, fobias, adicciones, traumas, insomnio…etc.

La hipnosis plantea una situación a través de la sugestión, donde el psicólogo sugiere al paciente que experimente diversos cambios en su conducta problema. Es una herramienta valiosa para favorecer el afrontamiento del paciente y para aumentar la motivación, debido a que se enseña al paciente a tomar un papel activo ante los problemas, favoreciendo sensaciones de bienestar y de autocontrol, además de mejorar la focalización de la atención, aumentar las habilidades imaginativas e implicación emocional, así como las expectativas de éxito terapéutico y adherencia al tratamiento (González Ordi, 1997).


Hipnosis Clínica: aplicaciones
  • ·         Reducción y alivio del dolor
  • ·         Resultados más exitosos, más rápidos y con menos esfuerzos
  • ·         Potencia la efectividad terapéutica
  • ·         Favorece actitudes positivas
  • ·         Incrementa las expectativas positivas del éxito
  • ·         Aumenta la solución de problemas
  • ·         Favorece la respuesta de relajación subjetiva
  • ·         Aumenta la motivación
  • ·         Reduce los niveles de estrés
  • ·         Facilita el abordaje de experiencias traumáticas
  • ·         Aumenta el control de los impulsos
  • ·         Aumenta la afrontación de situaciones ansiógenas



Ámbitos de aplicación:
·         Dolor agudo
·         Dolor crónico (artritis, artrosis, fibromialgia…etc.)
·         Migrañas y cefaleas
·         Colon irritable
·         Asma
·         Problemas dermatológicos
·         Trastornos alimentarios
·         Adicciones
·         Ansiedad y estrés
·         Fobias

·         Estrés post-traumático


A continuación, adjuntamos un vídeo de una hipnosis guiada, esta hipnosis induce sensaciones de relajación. Esperemos que lo puedan disfrutar. 




Cada persona tiene dentro de sí los recursos necesarios para resolver su propia historia


miércoles, 11 de noviembre de 2015

Trastornos de la conducta alimentaria (Anorexia y Bulimia)


Los trastornos de alimentación es una problemática muy grave que está aumentando en la sociedad actual, uno de los motivos de su aparición son los cánones de belleza implantados en nuestra cultura desde hace algunas décadas, estamos acostumbrados a ver en los medios de comunicación mujeres (sobretodo) muy delgadas y con un cuerpo aparentemente perfecto, debido a esto, muchas chicas se sientes acomplejadas o inferiores e idealizan a esas mujeres, dando por hecho que sus vidas deben ser perfectas.

Otro de los motivos que tiene un gran peso en la aparición de estos trastornos es la burla o la necesidad de aceptación en el colegio o instituto, a grandes rasgos, es una necesidad de gustar a los demás, una especie de adicción social para conseguir la aprobación social y la popularidad entre sus iguales. Buscan desesperadamente una perfección, lo que no saben es que eso es inexistente y que nunca estarán conformes con su imagen, siempre querrán más y más sin saber cuándo y cómo parar y sin ser conscientes de que su vida corre un gran peligro.

A continuación vamos a copiar algunas frases que dicen las personas con anorexia y bulimia en sus páginas (las cuales deberían ser eliminadas cuanto antes):

  • ·         “Ser anoréxica suena mucho mejor que ser gorda”
  • ·         “Tener hambre es control”
  • ·         “Podrás conseguir a la pareja que quieras”
  • ·         “Los huesos son puros y limpios, la grasa es sucia y cuelga de ti como un parásito”
  • ·         “Un minuto un tu boca, de por vida en tus caderas”
  • ·         “No se puede amar a una chica gorda”
  • ·         “Todas sentirán envidia al verte”
  • ·         “Los gordos siempre estarán solos porque nadie quiere que les vean con ellos”


Estos son algunos ejemplos de que esta enfermedad no es solamente lo que se ve desde fuera (hábitos de comida),  existen múltiples factores que convierten a la persona en vulnerable ante estos trastornos, existen unos pensamientos completamente distorsionados de la realidad y un miedo irracional a las consecuencias de coger peso, existe una gran ansiedad y necesidad de control, percepción distorsionada ante la solución de los problemas, visión negativa de sí mismo…etc.


¿Cómo diferenciar entre anorexia nerviosa y bulimia nerviosa?

La anorexia nerviosa es cuando la persona se encuentra por debajo de su peso saludable (IMC, Índice de Masa Corporal, tiene que ser menor de 17,5), independientemente de si su método es no comer o vomitar o uso de laxantes, etc.

La bulimia nerviosa es cuando la persona se encuentra en la normalidad o por encima de su peso saludable (IMC 20-25 es la normalidad, 25-30 es sobrepeso), independientemente de su método empleado.

Por ello, una persona puede presentar épocas de bulimia y otras de anorexia.


Anorexia nerviosa

La anorexia tiene una prevalencia de un 1% en la población occidental. En cuanto al sexo, las mujeres padecen la anorexia diez veces más que los hombres, lo más general es que aparezca por primera vez entre los 12 y 15 años, aunque empiezan a aumentar los casos en niños de 6 años en adelante. Suelen presentar un excelente rendimiento escolar y profesional debido a su ansiedad por la perfección.

Se caracteriza por una excesiva inseguridad, baja autoestima, pensamientos dicotómicos (todo/nada, siempre/nunca), hiperresponsabilidad, perfeccionismo, obsesión hacia el peso corporal y los alimentos, tienen el objetivo de perder una gran cantidad de peso (más del 25%) en un breve espacio de tiempo, esto es debido a una alteración psicológica de su imagen corporal que les lleva a sobreestimar el tamaño de algunas zonas de su cuerpo (presentan alucinaciones sobre su cuerpo), esto les produce un intenso miedo a engordar o mantener ese peso y por lo tanto, se reduce la ingesta de alimentos, hay un abuso de laxantes, empleo del vómito y exceso de ejercicio físico.

Existe un mito de que las personas con anorexia pierden el apetito y eso es completamente incierto, si sienten hambre, pero es concebido como una oportunidad de poder y control que las genera un bienestar intenso de superación personal, solamente cuando están gravemente enfermas es cuando realmente pierden el apetito.

Una vez que la enfermedad ya está instaurada, aparece una intensa irritabilidad, tristeza, ansiedad con carácter fóbico, falta de concentración, insomnio, falta de energía, sensación de frío, pérdida de la menstruación en algunos casos, exceso de mentiras y manipulación para que la gente no se entere. El riesgo de muerte es elevado, aproximadamente el 10% de las personas hospitalizadas fallecen, por diversas causas, falta de nutrientes, desnutrición, muerte súbita por fallo cardiovascular, hipoglucemia, hipopotasemia con disminución de calcio, magnesio y fosfatos, hipofunción medular, además del alto riesgo de autolesiones y/o suicidio.


Bulimia nerviosa

La bulimia tiene una prevalencia de un 4,2% en la población occidental (4 veces superior a la anorexia). En cuanto al sexo, tiene más prevalencia en mujeres, sobre todo entre las edades comprendidas de 19 a 25 años. Es una enfermedad más difícil de diagnosticar que la anorexia ya que tiende a disimularse mucho mejor debido al peso normalizado y a sus mentiras y manipulación hacia el entorno.

Se caracteriza por episodios de una gran necesidad de ingerir grandes cantidades de comida hipercalórica y que generalmente les provoca una gran sensación de falta de control, culpa, asco, vergüenza, para compensar este atracón, tiende a restringir la alimentación o conductas de purga como vomitar, uso de laxantes, ejercicio físico intenso, toma de diuréticos, etc. Al igual que en la anorexia hay una gran preocupación por la propia imagen corporal, necesidad de control, inseguridad, baja autoestima, pensamientos superticiosos, de ineficacia, dicotómicos (siempre/nunca, todo/nada)…etc.

Una vez que la enfermedad ya está instaurada, aparece una intensa irritabilidad, tristeza, ansiedad con carácter fóbico, falta de concentración, pérdida de la menstruación en algunos casos, exceso de mentiras y manipulación para que la gente no se entere.

Existe un mito de que la bulimia no es tan peligrosa como la anorexia nerviosa y esto no es así, es igual de peligrosa debido al desequilibrio hidroelectrolítico, úlceras, hernias o desgarros esofágicos, dilatación o rotura gástrica, problemas cardiovasculares, hipotensión ortostática, además del alto riesgo de autolesiones y/o suicidio.


¿Cómo se debe actuar ante un caso de trastorno de alimentación?

Es indispensable un tratamiento multidisciplinar e integrado debido a la gran complejidad de estas enfermedades, es completamente necesario el apoyo familiar y del círculo de amigos, además de una supervisión constante.

En primer lugar, se debe acudir al médico o asociación dedicada a los trastornos de la conducta alimentaria y éstos valorarán si es necesario el ingreso hospitalario o solo el ingreso ambulatorio. Es muy importante la asistencia regular a las terapias grupales, asistencia a un psiquiatra para la toma de la medicación necesaria, complementándola con la atención individual de un psicólogo cognitivo-conductual y la ayuda de un endocrino o nutricionista, debido a que es un tratamiento muy complejo y muy prolongado en el tiempo, es necesaria la paciencia, implicación del entorno y dedicación para la recuperación completa del paciente que lo sufre, ya que serán muy frecuentes las recaídas cuando la persona empiece a ganar peso.

Es importante empezar a actuar ante los primeros síntomas, aun cuando la persona niega tener algún problema, ya que los pensamientos distorsionados y la adicción a estas dietas o reducción de peso aumentan a un ritmo vertiginoso y se pone en peligro la salud y la vida de la persona en cuestión.





Acéptate, quiérete, compréndete, tú eres más que una imagen, eres más que un simple número en una báscula

jueves, 5 de noviembre de 2015

No puedo vivir sin ti… ¿O sí?



Existen personas que sienten que su pareja sentimental lo es todo para ellas, que no son nada si esa persona no está, que sienten un miedo muy intenso a perder esa relación, ya que eso significaría (según ellos) perderlo todo y quedarse solos.

Esto no es el verdadero amor, esto es necesidad y dependencia. Comienza progresivamente, cuando empiezas a sentir algo más fuerte por una persona, en ocasiones, aparecen pensamientos amenazantes “No me ha llamado, pasa de mí”, “Le necesito ahora mismo y no está”… ante este tipo de situación y de pensamientos, la persona se va volviendo cada vez más dependiente y le aparecen sentimientos de ansiedad, ira, frustración, tristeza, etc.

Suele ser ocasionado por una “falta de atención” por parte de la pareja, que es interpretada como una comprobación de su falta de valía personal, por lo que se incrementan los pensamientos de un posible abandono y con ello, aumenta el sentimiento de culpa, por lo que el círculo continúa, haciéndose cada vez más grande.

Ahora vamos a exponer un caso ejemplo:

Marta tiene una relación sentimental desde hace 6 meses con su novio Pablo, esta relación comenzó de una manera sana y ambos tenían su espacio, mantenían sus relaciones sociales, sus relaciones familiares y quedaban o se llamaban cuando a los dos les apetecía y podían. Sin que existieran pensamientos de peligro y sin sentir una dependencia tóxica.

Poco a poco Marta comenzó a sentir que cada vez que estaba con él, ella estaba más completa, más ilusionada y a la hora de despedirse, sentía cada vez más vacío. Por lo que comenzó a tener más necesidad de él, de verle más a menudo, llamarle más a menudo, mientras que se reducían las ganas de hablar con sus amigas, su familia, ya que prefería estar con él.

Hasta que llegó un día en el que Pablo no podía quedar ya que había quedado con sus amigos y ella sintió un pensamiento amenazante: “¿Por qué no quiere quedar conmigo?”, “No siente lo mismo que yo, ya que yo preferiría quedar con él que con mis amigas”. Ante la aparición de estos pensamientos, Marta sintió una gran ansiedad, se cabreó con Pablo por haber preferido quedar con sus amigos, sintió impotencia, frustración, tristeza y sobretodo un intenso miedo a estar perdiéndole, por lo que sintió la necesidad de contactar con él para asegurarse de que todo era imaginación suya y que él sigue tan enamorado como antes, le escribe, pero no contesta así que su ansiedad aumenta y le llama, no lo coge, Marta no se siente capaz de soportar esa ansiedad y vuelve a llamar y esta vez si lo coge, esa tranquilidad que siente cuando sabe que todo está bien calma su miedo y su ansiedad, el peor aprendizaje que ha podido tener, porque Marta cada vez que presente ansiedad va a pensar que la única manera de que disminuya es gracias a él.

Estas situaciones cada vez van a más, y ella cada vez las vive con más angustia y con una mayor necesidad y frustración no tolerada, pero ella sabe que está desgastando sin quererlo la relación y le aparecen sentimientos de culpa y arrepentimiento anticipado, lo que a su vez le provocan nuevos impulsos de escribirle para pedirle perdón, llamarle de nuevo para saber que todo está bien y que le sigue queriendo igual…etc.



La dependencia y la necesidad aumentan progresivamente como una adicción, o se cortan cuando antes o aumentan sin que seas consciente realmente de la gran dependencia que estás sintiendo.

Estos círculos viciosos suelen aparecer en personas con inseguridades, con baja autoestima, con baja tolerancia a la frustración, con pobres o escasas relaciones sociales, con necesidad de tener las cosas bajo control, personas impulsivas y obsesivas y que sienten un poco o nula valía personal debido a que no han cumplido sus expectativas de vida o peor aún, no las tiene o no las han descubierto todavía. Todo esto afecta a que una persona se sienta inferior ante su pareja, la cual es idealizada debido a que tiene las cosas que ella no puede tener, por lo que se siente más completa a su lado, deposita todos los huevos en esa misma huevera, sin darse cuenta que si se cae, se rompen todos. Debemos distribuir bien nuestros valores, en la amistad, la familia, el amor, la profesión, mis aficiones…etc. de esta manera, si la huevera del amor se cae, sufriremos la pérdida de tres huevos pero no de los doce. 

El verdadero amor no suple carencias personales, no cohíbe, no te hace sentir inferior o superior, no te hace sentir más completo o más vacío, no es una media naranja, tú tienes que ser la naranja completa y unirte con otra naranja completa para poder tener una relación verdaderamente sana y libre, el amor se basa en la libertad, la confianza y el espacio íntimo y completamente inquebrantable de cada miembro de la pareja.


Las personas con dependencia emocional suelen ver el amor así, como un eclipse, la parte del círculo que comparten es mucho mayor a la parte individual de cada uno:

 
 


Un amor sano, no eclipsa a ninguna parte de la pareja, comparten un espacio común, con amistades comunes, aficiones comunes, etc. Pero otra parte, y más importante, un espacio íntimo con las amistades individuales, aficiones propias, la familia, etc.:







Cuando los hombres y las mujeres aprendan a respetarse y a aceptar sus diferencias, el amor tiene la posibilidad de seguir adelante (Jhon Gray)

martes, 27 de octubre de 2015

Vive en el presente, Vive como un poeta

Vivir en el presenta, vivir como un poeta



Hagamos un ejercicio práctico, en primer lugar lee la siguiente poesía atentamente:

En la playa aun desierta,
Con sus gaviotas y olas despiertas
Sentía la sal vertiente,
Entre mis dedos y tus pieles
Respiraba fresco y libre,
Ante el mar de infinito calibre
Escucho la melodía de las olas y tu andar
De tu rumor y tu cantar
¿Qué habrá a lo lejos? ¿Cielo o mar?
Espejos del alma que brillan sin más.

Ahora, imagina a esta persona en la playa, seguramente esté disfrutando y no necesariamente porque le vaya todo bien, sino porque está viviendo el momento presente, sus pensamientos están centrados en los olores, en los sonidos, en sus sensaciones corporales, en lo que observa, etc. En ese instante no puede existir malestar ya que no atiende a sus preocupaciones pasadas o futuras, comparemos la satisfacción de quienes viven como poetas a quienes viven angustiados, lee la siguiente poesía:

La playa está como siempre,
Camino sobre la arena cansado,
Hoy he dormido de pena, como siempre
Mañana vuelvo al trabajo y solo de pensarlo ya estoy enfadado,
Vaya vida de obligaciones y normas, las mismas piedras de siempre,
No dejo de pensar en el futuro y en el pasado,
Y siento que esto durará para siempre.
Ya he terminado el paseo, he atravesado la playa y ni lo he disfrutado.

Esta persona no ha sido capaz de disfrutar del momento presente, de ese paseo por la playa, ha estado ensimismado en sus pensamientos, algo que lamentará mañana en el trabajo, que irónica la vida, ayer en la playa se angustiaba por el trabajo de hoy, y hoy en el trabajo echa de menos la playa de la cual no disfrutó.

Por supuesto, centrarnos en el presente no significa que tengamos una vida sin preocupaciones, debido a que una vida plena pasa por momentos maravillosos pero también por momentos muy desagradables, pero tenemos que vivirlos por igual. Si estás en una mala época lo más normal del mundo es estar mal, y debes estar mal, debes llorar y entrar en contacto con esas emociones negativas, sentirlas como un poeta, escucha tus pensamientos tristes ¿Qué te dicen?, siente los sentimientos que te crean ¿Qué te hacen sentir?, que sensaciones o impulsos tiene tu cuerpo ¿Tienes ganas de llorar? Llora. 

Este proceso es necesario para poder desahogarnos emocionalmente, conocernos mejor y esto sirve para poder cerrar una etapa y comenzar una nueva (de hecho, los duelos no superados adecuadamente son fruto de un luto insuficiente, no han estado en contacto directo en el dolor, lo han evitado y esto hace que se mantenga en el tiempo).

Debemos aprender a vivir asumiendo que pasarán cosas malas, pero también cosas buenas, y no podemos desperdiciar los momentos buenos recordando lo malo, debemos equilibrar nuestra balanza, dar el mismo valor a la tristeza y a la alegría.

¿Cómo podemos conseguir esto?

A veces el hombre es un lobo para el hombre, nos quedamos atrapados en una idea que rumiamos sin saber cómo cortarla. Cuando ocurra esto, párate, aléjate a un lugar en el que puedas estar solo, describe lo que estás sintiendo, libera esas emociones y luego vuelve a la situación neutra o positiva para vivirla plenamente (ejemplo: estás con tus amigos en una terraza tomando algo y no puedes disfrutarlo porque hay algo que te preocupa, ve al baño una sola vez, identifica tu malestar, libéralo y te dices a ti mismo “Luego lo soluciono, ahora no es el momento, ahora voy a disfrutar la compañía, la conversación, el refresco, el sol…” y vuelve al momento presente, disfrútalo. Si durante este proceso vuelve algún pensamiento que te aleja del presente, di a tu cabeza “Hola, ahora no puedo atenderte, estoy con mis amigos, luego lo solucionamos”).

¿Cuántas veces hemos estado presentes en una situación sin haberla vivido realmente? ¿Cuántas experiencias nos hemos perdido por no estar centrados en disfrutarlas?

Tienes que aprender a practicar todos tus sentidos, practica primero en casa con momentos cotidianos, ya sea agradable, desagradable o neutro. Práctica lo siguiente en casa o dando un paseo:

  • ·         La vista: observa los colores de la comida que estás preparando, observa el color del cielo, de las nubes, de las flores y árboles que encuentres a tu paso, el color de los coches, cómo se refleja el sol en las ventanas, la ropa desordenada en tu silla…etc.

  • ·         El olfato: céntrate en el olor del jabón cuando te duches, de la comida que acabas de preparar, el olor de la ropa recién lavada, el perfume de las personas con las que te cruzas, el olor de la basura cuando pasas por esa esquina…etc.

  • ·         El oído: escucha con atención el canto de los pájaros, el viento, la lluvia, la melodía de la música, los perros ladrando a lo lejos, el ruido de la ciudad, la discusión de algunos desconocidos…etc.

  • ·         El gusto: saborea la comida intentando notar cada sabor, ya sea agradable o desagradable, saborea las bebidas que ingieres…etc.

  • ·         El tacto: siente el tacto de las sábanas frías en la cama, siente el viento en la cara cuando paseas, siente el agua mientras friegas o te duchas, siente el dolor de alguna parte de tu cuerpo si aparece, siente los pies en el suelo cuando caminas…etc.


Es normal que aparezcan pensamientos rumiativos o ansiosos o tristes durante estas prácticas, no pasa nada, en cuanto te des cuenta, vuelve al ejercicio sin juzgarte ni criticarte. Vas a sorprenderte de lo diferente que puede parecer el mundo o la vida cuando practicas estos ejercicios, ya que normalmente no percibimos la mayor parte de lo que nos rodea y no tenemos la oportunidad de disfrutarlo.

Estar en el momento presente nos enseña que los pensamientos ya sean buenos o malos, van y vienen y podemos aprender de ellos sin aferrarnos a estas ideas, ni que ellas nos dominen o nos controlen.
No saques tus preocupaciones a pasear con tus amigos, con tu pareja y no te las lleves de vacaciones, aprende a comunicarte con ellas para decirles que ese no es el momento adecuado, pero que luego cuando puedas, les prestarás atención.

  • ·       Cuando estés con tus amigos, disfruta de la conversación, de la compañía, del sabor de la caña o lo que te estés tomando…etc.
  • ·         Cuando estés teniendo relaciones sexuales, céntrate en las sensaciones placenteras y disfruta
  • ·         Cuando estés trabajando, céntrate en lo que estás haciendo
  • ·         Cuando estés triste, reconócelo y desahógate
  • ·         Cuando paseas, disfruta del paisaje al completo
  • ·         Cuando estés comiendo, saborea intensamente
  • ·         Cuando estés de vacaciones desconecta de lo demás


La vida ya es bastante complicada como para que tú solo te pongas más obstáculos en el camino.

Cuando haya piedras, tropiézate, no pasa nada, pero cuando haya flores, admíralas.